EL EXINTENDENTE DE GUAMINÍ MIGUEL ANGEL GARCÍA MÉRIDA IRÁ A JUICIO POR CORRUPCIÓN EN UNA CAUSA QUE SE INICIÓ HACE 19 AÑOS

Está imputado junto a otros cuatro funcionarios de su administración. Se los acusa de crear empresas fantasmas para apoderarse del dinero público de la Comuna. El expediente tiene 25 cuerpos. El debate será en el Tribunal Oral Criminal Nº 1 de Trenque Lauquen

El exintendente de Guaminí, Miguel Angel García Mérida, llegará finalmente a juicio oral y público por una causa que se inició hace 19 años y en la cual se lo acusa de organizar una estructura de empresas fantasmas mediante las cuales simulaban contrataciones de obras y fletes para defraudar al estado municipal y apropiarse de los fondos para beneficio propio por un total cercano presuntamente a los 2 millones de dólares.

García Mérida, quien gobernó el distrito entre 1983 y 1999 bajo el signo del Partido Justicialista, será juzgado junto a otros 4 funcionarios de su administración comunal, por el Tribunal Oral Criminal N° 1 de Trenque Lauquen por los delitos de asociación ilícita, fraude en perjuicio de la administración, negociaciones incompatibles con la función pública, falsificación o adulteración de documento público, peculado y defraudación por retención indebida.

Los jueces María Gabriela Martínez, Marcelo Centeno y Alejandro Gutiérrez también citaron a juicio a cuatro exfuncionarios municipales que cumplieron tareas bajo las órdenes de García Mérida: Stella Maris Oviedo (Tesorera), María Ester Walter (Contadora), Marcelo Gustavo Giordanengo (Jefe de Obras Públicas), y Ariel Enrique Prieto (Jefe de Compras). También fue convocado Javier Emilio Benito Mori (Inspector de Obra), quien falleció en el devenir del proceso.

19 AÑOS…

La denuncia fue radicada el 6 de octubre del año 2000 y el fiscal Walter Vicente, titular de la UFI N° 4, elevó el expediente a juicio el 2 de diciembre de 2009, tras una exhaustiva y voluminosa investigación que está expresada en 25 cuerpos con cientos de fojas.

El caso terminó en la Corte Suprema de Justicia de la Nación merced a los recursos judiciales presentados por los abogados defensores de los imputados y circuló por despachos de distintos juzgados durante 10 años. Finalmente, el máximo tribunal de justicia ordenó iniciar el juicio y trasladó la solicitud al TOC de Trenque Lauquen, apenas unos meses antes de que prescribieran los delitos más graves.

El exintendente García Mérida y la plana mayor de su equipo de funcionarios fueron denunciados en su momento por el recientemente asumido intendente radical Alberto Cordero, quien observó irregularidades luego de una auditoría contable respecto del ejercicio anterior.

La fiscalía a cargo de Vicente inició una pesquisa que llevó años y requirió enormes esfuerzos para poder avanzar. A pesar de las dificultades, el Ministerio Público logró establecer con precisión que cada uno en su rol, en forma organizada, aprovechando las funciones que desempeñaban en el Municipio y a través de la creación de empresas fantasmas, simularon distintas contrataciones con la finalidad de beneficiarse con los pagos realizados a esas empresas inexistentes.

LA MAQUINARIA

La maquinaria, de acuerdo con la pesquisa, incluía el pago con dinero público de fletes que nunca se hicieron o que se adjudicaron a empresas con nombres ficticios, y el desembolso de fondos para obras que no se concretaron o que se realizaron pero se pagaron varias veces al mismo o distintos proveedores, incluso hasta llegaron a usar el talonario de un albañil que nunca hizo las obras que facturó, simulando dar legalidad a la contratación.

La causa incluye una enorme cantidad de números de órdenes de pago por distintos valores principalmente en los rubros de transporte y obras.

CASO POR CASO

Entre las obras que se sospecha fueron sobre facturadas figuran la emblemática plaza “Justo Condesse”, que se convirtió en ícono de la localidad de Casbas; la primera etapa de la ampliación del Hogar de Ancianos “Eva Perón”; ramblas; trabajos de pintura y otros en viviendas del plan FO.PE.VI., y en la Capilla del Hogar de Ancianos de Casbas.

También se los acusa de descontar de los salarios de los empleados y funcionarios municipales las cuotas de los seguros de tipo familiar y no abonar ese dinero retenido a la Caja de Ahorro y Seguro dándole otro destino y por lo cual la aseguradora no cubrió 32 siniestros, a raíz de la falta de pago.

También se cita el caso de la simulación de la adquisición de un terreno a nombre de una persona que había fallecido y que, además, no era la propietaria del lote. Ese terreno se habría pagado por un valor superior a la tasación de mercado y habría ido a los bolsillos de la organización.

La investigación estableció que, para llevar adelante las maniobras, se requerían de las firmas y los sellos de todos los funcionarios mencionados, y circulaban por las oficinas de la Comuna de Guaminí con la venia o bajo la orden del propio García Mérida. Todos los pagos se hicieron por cheques emitidos por la municipalidad y cobrados en ventanilla, incluso muchos eran dirigidos a personas que no existían.

Ahora, tras 19 años, los imputados fueron citados a una audiencia preliminar para el 6 de junio próximo donde las partes deberán ofrecer la prueba que tienen para acusar y para defenderse, en cada caso, y posteriormente el Tribunal Criminal fijará una fecha para que se inicie el debate oral y público, que requerirá al menos una semana solo para tomar declaración a los testigos.