EL NENE DE LOS MILAGROS: PERDIERON A SU SER AMADO Y AHORA VIBRARON AL SENTIR SU CORAZÓN LATIR EN BAUTISTA CABALLERO

En el clip que subimos se aprecia parte de la dimensión emotiva del momento. La donante tenía 36 años y hacía teatro ciego, en una compañía que visitó Trenque Lauquen este fin de semana

Bautista Caballero volvió a vibrar con un nuevo episodio emocionante en su corta vida, que lo ha llevado a aprender de luchar y seguir para adelante. Esta vez, en ocasión de la visita del Teatro Ciego a Trenque Lauquen, se encontró con parte de la familia del donante de su corazón.

El emotivo encuentro se produjo este fin de semana cuando, en una reunión íntima, Bauti abrazó a familiares de su ángel donante, quienes sintieron el latir del corazón en su cuerpo, colocando sus manos en el pecho del joven trenquelauquense y escuchando el movimiento vital del músculo con un estetoscopio.

La donante, una joven artista de 36 años, formaba parte de la compañía teatral que visitó la ciudad, y Bauti junto a su familia formaron parte de la experiencia del teatro ciego, que brindó dos funciones a sala llena.

La madre de Bauti, Yanina Suárez, compartió la emoción en su perfil de Facebook que reproducimos completa, con las fotos y el video del momento…

“Con el permiso de los protagonistas, voy a contarles esta historia, con comienzo muy triste allá por Enero de 2016 y con un final (que no es final) muy emocionante, ayer, en Trenque Lauquen.

Vanesa era de Buenos Aires, tenía 36 años. Era una mujer bellísima, diseñadora de interiores, docente y actriz. Era actriz de teatro. Pero de teatro no convencional. Es decir, ella y sus compañeros de elenco, actuaban en completa oscuridad.

El “Teatro Ciego” (Qué ves cuando no ves) es eso. Una obra de teatro en completa oscuridad, donde los espectadores perciben las escenas con los otros 4 sentidos…nada se ve…sólo se siente. Dicen que es una experiencia hermosa que deberíamos conocer todos.

Vanesa amaba lo que hacía y tenía un sueño: que su obra, su talento y su trabajo inclusivo fueran reconocidos.

En Noviembre de 2016 y mientras trabajaba en su obra de teatro, Vanesa se descompuso, y tuvo que ser internada. Le diagnosticaron un aneurisma y, luego de 15 días de internación, ya con muerte cerebral, su familia, tomó la valiente decisión de donar sus órganos.”

Mientras tanto, en el Hospital Garrahan, Bauti Caballero, con 15 años, esperaba un corazón para seguir viviendo. Llevaba 10 largos meses en lista de emergencia y su estado era crítico. Todos nosotros fuimos testigos de esa agonía.

En la madrugada del 26 de Noviembre, el corazón de Vanesa comenzó a latir en Bauti y así, ella salvó una vida.

Pasaron 30 meses desde entonces.

Bauti y su familia retomaron su vida normal con el compromiso de difundir la importancia de SER DONANTES. La familia de Vanesa, también siguió viviendo, pero ya sin ella.

El INCUCAI no entrecruza información entre los familiares del donante y del receptor, pero en este caso, ellos pudieron encontrarse y contactarse a lo largo de todo este tiempo.

Ayer lograron el encuentro por primera vez. En el video se las ve a ellas, escuchando latir el corazón de su hermana en un cuerpo fuerte, lleno de vida y feliz.

Ayer también, en Trenque Lauquen, se mostró la obra “Mi amiga la oscuridad” a cargo del Teatro Ciego.

Bauti quiso ir al teatro y, envuelto en una gran emoción LLEVÓ A VANESA EN SU PECHO, para que ella se reencuentre con sus compañeros de escenario.

Vanesa actuaba en la oscuridad, pero su vida y su partida fueron terriblemente luminosas.

Vanesa aún sigue dando Luz y vida en cada latido de su corazón.

Vanesa logró lo que quería: ser reconocida. ETERNAMENTE RECONOCIDA…

Y ella lo sabe….”, finalizó el posteo de Yanina, la mamá de Bautista Caballero, quien otra vez conmueve con sus historias.