A LOS 91 AÑOS FALLECIÓ LA ABUELA NELLY: UNA MOTERA FIJA EN CADA ENCUENTRO DE TRENQUE LAUQUEN

Saltó a la fama luego de que La Renga tocara en su cumpleaños en 2018. Comenzó a recorrer el país en moto al quedarse viuda. Hizo más de 400 mil kilómetros

Este 20 de mayo el mundo del motociclismo llora la muerte de La Abuela Nelly a sus 91 años. Se hizo un lugar entre el mundo de las dos ruedas y saltó a la fama luego de que La Renga tocara en su cumpleaños en 2018. En su historia se destaca haber recorrido más de 400 mil kilómetros en rutas argentinas. Este miércoles los motoencuentros se quedaron si una fija asistente, y Trenque Lauquen la recordará de manera particular porque era una figura de las más queridas.

Como muestra del respeto que se ganó sobre su moto, todos los moteros harán sonar sus escapes ya que no pueden realizar sus tradicionales caravanas debido a la cuarentena.

abuela nelly motera

La abuela Nelly Iglesias comenzó a rodar sobre su Zanella 50cc a mediados de la década del 80, pero sólo la usaba como medio de transporte. Con el paso del tiempo creció su fanatismo y conoció las motos Rebel, su gran amor.

En septiembre de 2018 tuvo la gracia de recibir el día de su cumpleaños a La Renga, quien le dedicó un recital esa misma tarde. La banda de rock y Nelly se conocieron en los motoencuentros.

Por ese entonces, la mujer tenía más de 80 años y estaba parada junto a su Honda Rebel 250cc y en el cuenta kilómetros marcaba 54.000 kilómetros.

“Era una moto simple pero que me hacía renegar mucho con la cadena y esas cosas y era lo que yo podía manejar porque no tenía ni idea. Todos los años fui cambiando hasta que mi yerno me recomendó que comprara una Econo-90 porque era una moto muy usada por los mensajeros”, contó repetidamente en entrevistas radiales, gráficas y televisivas ya que era un personaje ineludible que el periodismo buscaba para describir lo pintoresco de cada motoencuentro en cualquier punto del país.

La mujer comenzó a asistir a los encuentros luego del fallecimiento de su esposo. Allí se sintió “protegida” y recibió el cariño y amistad del ambiente.