LOS PRESOS DE ALTO RIESGO NO PODRÁN USAR TELÉFONOS EN LAS CÁRCELES FEDERALES

Los presos de “alto riesgo” tendrán prohibido en acceso a la telefonía móvil salvo para casos expresamente autorizados, de acuerdo a un nuevo “protocolo” para garantizar su aislamiento que anunció la ministra Patricia Bullrich.

El llamado “protocolo de gestión para presos de alto riesgo” está inspirado en el “protocolo anti piquetes” que puso en marcha Bullrich en los primeros días de la gestión Milei para evitar que marchas y manifestaciones corten las calles.

Ahora, la intención de la medida que controlar mejor las comunicaciones entre las cárceles y el exterior, para evitar que delincuentes sigan operando desde el interior de las prisiones, ya sea en la coordinación de acciones o en la participación directa.

“Decidimos que se desconecten a los presos para que se genere el verdadero aislamiento dentro de las cárceles con los que operan afuera”, explicó Bullrich en una conferencia de prensa para presentar el nuevo protocolo.

Los presos “de alto riesgo” tendrán así que cumplir con una serie de nuevas reglas. No podrán en principio comunicarse con el exterior, salvo en llamadas previamente autorizadas y unidireccionales, sin posibilidad de respuesta.

Habrá más tecnología de prevención en las cárceles: scaners, body scan, detectores de metales, sistema con monitoreo de reconocimiento facial, sensores infrarrojos, central de monitoreo las 24 horas los 365 días del año en tiempo real y sistema de redundancia.

Además, no se dará a conocer la identidad del personal penitenciario que interactúe con estos detenidos y se restringirá el régimen de visitas, sobre el que también aumentarán los controles.

INFORMACIÓN AGENCIA DIB