145° ANIVERSARIO: TRENQUE LAUQUEN Y EL INDÓMITO ESPÍRITU EMPRENDEDOR QUE NOS PONE A LA VANGUARDIA DE LA REGIÓN

Trenque Lauquen, celebra hoy el 145 aniversario de su nacimiento, impedida por segundo año consecutivo del ritual de sus tradicionales celebraciones, como consecuencia de la pandemia de coronavirus, que ha creado en la comunidad, como en el resto del país, y del mundo, una agigantada preocupación.

trenque drone plaza

Dentro de ella, también debemos sumar la congoja de que la enfermedad se ha llevado la vida de queridos vecinos, el desasosiego de los contagios, la tribulación por los inquietantes vaivenes del mal y el agobio de desconocer su desenlace, que no parece cercano, aunque mitigado por el proceso de vacunación en marcha.

TRENQUE SIN GENTE

Todo esto fue en menoscabo transitorio del desenvolvimiento social, por la casi hermética cuarentena inicial, a la que se agregan las nuevas restricciones impuestas ahora por un recrudecimiento del virus, aunque estas no influyen en la vida cotidiana con la fuerza inusitada como la que se manifestó en el comienzo del padecimiento hace poco más de un año.

Por eso la ciudad fue recuperando progresivamente su actividad productiva diaria, lo que se visualiza en el movimiento de sus calles y en cómo salieron de su letargo originario, profesionales, oficios y changas, instituciones, comercios, empresas, pequeñas y medianas industrias, y cuentapropistas. También ya se evidenciaba un incipiente despliegue en el campo de la cultura y el deporte, que sí deberá en estos días poner una pausa, como el recorte de las reuniones sociales, y un cese del desplazamiento nocturno.

tambo vaca peon

Aquel asentamiento primigenio de casi una centuria y media, en la soledad del desierto, sólo sacudida por el ruido de lanzas, sables, fusiles, y boleadoras, fue desplazando al médano para convertirlo en productivas tierras fértiles para la multiplicidad de los cultivos y el desarrollo de la ganadería de cría y engorde, y su derivación en la lechería.

lacamu
Facturas de ya desaparecidas industrias locales

La ciudad, en tanto, marchó a la par del progreso abriendo incontables fuentes de trabajo que allá por las décadas del ’40 al ’60 primordialmente le dieron una categoría industrialista, expresada en fábricas metalúrgicas – una de ellas llegó a producir hasta cosechadoras y otras proveyeron de piezas a las automotrices radicadas en el país– textiles, frigoríficos, establecimientos lácteos, talleres, grandes y menores comercios de rentabilidad asegurada.

capilla
La primera capilla. En el mismo lugar se levantó el actual templo parroquial

Bullían las ideas, y se vivía un indómito espíritu emprendedor, a tal punto, que Trenque Lauquen creó su propio banco, el Edificador; una compañía aseguradora, La Primera, que estuvo entre las más destacadas del rubro en el país, una radio AM, LU11 Radioemisora del Oeste, privilegio del que disponían sólo un puñado de ciudades del interior.

Además, promovió el tercer canal de televisión de circuito cerrado de Argentina, que luego devino en abierto en el actual Canal 12. Más tarde Timón Cable TV, otro canal de cable, sin olvidar el ya centenario diario “La Opinión”, entre tantos y valiosos proyectos consumados de raíz absolutamente nativa, muchos de los cuáles proyectaron su influencia en la región, y aún más allá de esos límites.

operacion
Enero de 1904. Amputación de una pierna, la primera cirugía en el Hospital realizada por los Dres. Pedro T. Orellana y Carlos Magdalena

Cada aniversario, como el que hoy celebramos es un homenaje también a las corrientes inmigratorias, sin cuyo temple y empecinamiento por un porvenir de bonanza, mancomunados a la población autóctona, le pusieron un sello distintivo al crecimiento trenquelauquense.

Algo de todo eso se fue perdiendo, más que por incuria local, lo fue mayoritariamente por las recurrentes crisis económicas del país que fueron asfixiando valiosos emprendimientos con sus dolorosas pérdidas laborales. Pero aún en esas instancias dramáticas, Trenque Lauquen, jamás alcanzó a orillar la decadencia o el retroceso, ni renegar de su jerarquía, un dato irrebatible que traduce el valor de nuestra comunidad.

nevada
26 de julio de 1958. La última nevada en la ciudad. Al fondo, la cúpula de la Iglesia

Ante ella, ahora se plantan los días que vendrán, responsabilidad de esta y las futuras generaciones, que deberán asumir el más alto grado de compromiso en una conjunción de ideas y ejecutores, permeables a los nuevos desafíos, que en su precisión permitan a Trenque Lauquen continuar elevándose con la mirada puesta en el espejo de su copiosa historia, que indica el norte para no desvanecer su naturaleza de ascenso y vanguardia.