A UN AÑO DEL ADIÓS “CARLITOS” FONT: EJEMPLO DE DIRIGENTE POLÍTICO Y PENSADOR AGUDO

Sufrió una larga enfermedad y sus últimos los pasó recordando anécdotas con amigos y familiares que pasaban a visitarlo por su casa del centro. Nunca dejó de pensar ideas para resolver problemas actuales de su distrito

El ex intendente de Trenque Lauquen, Juan Carlos Font, partía hace un año luego de padecer una larga y dolorosa enfermedad contra la que luchó con dignidad y entereza convirtiéndose en ejemplo de vida; y en su casa, rodeado de su esposa Patricia, sus hijos Manuel y Jeremías, y sus hermanos.

“Carlitos”, como todos lo conocían, sufrió cáncer de próstata que luego se convirtió en un cáncer óseo cuyo tratamiento exigió varias internaciones en Trenque Lauquen y el Hospital Alemán de Capital Federal y al cual le opuso la mayor resistencia física y anímica.

Juan Carlos Font fue dos veces intendente de Trenque Lauquen: asumió como interino en 2001 a raíz de la licencia por salud de Jorge Alberto Barracchia y en 2003 fue electo por el voto popular hasta 2007.

Se solía decir que era “EL” hombre detrás de Barracchia, ya que su labor a la par del entonces intendente fue la clave para el crecimiento exponencial de Trenque Lauquen. Muchas veces discutieron, incluso siendo Font jefe de la bancada radical y el “Gordo” intendente por ese partido político estuvieron 3 meses sin dialogar: se mandaban mensajes por fax, en la época que no había celulares, claro.

También fue 4 veces concejal, presidente del comité del distrito en una oportunidad y su carrera política dio inicio en los albores de la democracia ocupando un cargo en el gobierno de Horacio Arrastúa, un área símil a la que hoy es “Espacios Verdes”. Además, fue miembro fundador del Codenoba, un corredor de intendentes que se reunían para debatir temas regionales y concretar acciones en conjunto.

Como jefe comunal se ocupó de resolver problemas históricos como las inundaciones en la calle Uruguay que resolvió con un canal pluvial bajo tierra. También impulsó planes de vivienda con fondos del Tesoro Municipal y el último que inauguró fue el barrio Aramendi. También realizó la obra del Geriátrico “Hogar Castella”, y el Centro Cívico “La Primera”, todo un emblema de su era. Uno de sus deseos fue cumplido hace poco tiempo por la actual gestión municipal: la inauguración del Museo de Arte Mural, con la obra original completa del maestro Rodolfo Campodónico, su amigo personal.

Font construyó un Trenque Lauquen inclusivo y tuvo que gobernar en la peor crisis económica que recuerde la modernidad nacional en 2001 en la época en que se pagaban los sueldos con “patacones” y la gente intercambiaba mercadería en forma de trueque para llegar a fin de mes.

Tras su alejamiento de la función pública se dedicó a un emprendimiento familiar en su campo de la zona de Martín Fierro con Haras “El Chiapill”, y junto a uno de sus hijos se dedicó a criar caballos de carrera.

Fiel a sus ideas, honesto, leal, de mirada sagaz y aguda, fue ejemplo de lo que un dirigente político le tiene que entregar a la función pública para que su comunidad crezca sin rencores ni divisiones.

Patricia, la mujer de su vida, dejó un mural para la posteridad… que los refleja a los dos en cuerpo y alma…