ABRIL DE 1998: CUANDO UN MÉDICO FUE CONDENADO POR PRACTICAR UN ABORTO EN UN JUICIO ORAL EN TRENQUE LAUQUEN

Fue hace 22 años. La Cámara Penal impuso una condena de 1 año y medio de prisión en suspenso y la inhabilitación para ejercer la profesión por 3 años. Fue mediante debate oral. El caso había ocurrido en Salliqueló

marcha aborto

Una vez más se está discutiendo en el Congreso Nacional un proyecto de ley que apunta a la interrupción voluntaria del embarazo en ejercicio de los derechos humanos de la mujer, el que ya tiene sanción en la Cámara de Diputados y se debate hoy en la de Senadores.

Desde tiempos lejísimos se sabe que, tanto en las grandes ciudades como en los pueblos, pese a la condena que hasta ahora establece el Código Penal, los abortos se realizan en la clandestinidad, involucrando en esas prácticas a grupos muy específicos de médicos, parteras y hasta curanderas, a veces con un final trágico, como el sucedido en Trenque Lauquen, hace ya largos años.

Sin embargo, son muy limitados los denunciados penalmente. En la historia de medio siglo del Departamento Judicial de Trenque Lauquen, se registró uno solo, debatido en juicio oral en abril de 1998, hace ya 22 años, de resultas al cuál la entonces Cámara Penal castigó a un médico de Salliqueló a la pena de un año y medio de prisión en suspenso, en decir, sin quedar detenido, más tres de inhabilitación para ejercer la profesión.

instrumentos quirurgicos operacion

El hecho había tomado estado público cuando una joven, entonces de 17 años, debió ser internada de urgencia en el Hospital de Salliqueló, afectada de una infección severa, al día siguiente de habérsele practicado el aborto, cuando el embarazo ya cursaba el tercer mes de gestación.

Si bien el médico no declaró en la instancia oral, ya lo había efectuado en la etapa sumarial previa, indicando que la joven sólo lo fue a ver una vez, con pérdidas y dolores, y le confió que ya le habían realizado la operación ilegal, aunque no quiso suministrarle el nombre del autor.

No obstante, sus dichos fueron refutados por la propia joven que incriminó al médico como el responsable del aborto, declaración a la que los jueces le atribuyeron total verosimilitud. Por el contrario, juzgaron con descreimiento el argumento sostenido por el facultativo, sumado al cúmulo de coincidencias expresadas en los testimonios de personas muy heterogéneas que lo hacían causante del delito.

También el tribunal valoró negativamente la actitud del médico de regresar de inmediato a Salliqueló – se hallaba en una excursión de pesca – si nada tenía que ver con el caso apenas avisado de que la joven se hallaba internada en el Hospital, tras la práctica abortiva.

tribunales TL

En otro tramo del veredicto, los magistrados se preguntaron la razón de la mujer de haber concurrido al consultorio del médico, si no era de saber que se ocupaba de estas prácticas, apuntando que “tocar el timbre a un médico cualquiera y pedirle un aborto, es un salto al vacío, hubiera sido un acto de ingenuidad”.

Igualmente, la Cámara sentenció a un año de prisión en suspenso al ex novio de la joven, de 28 años, como partícipe primario, al considerar especialmente que, si este no hubiera pagado el precio de la operación ilegal, la misma no se hubiera consumado, por la imposibilidad económica de su entonces novia de hacerlo.