CONDENARON A PRISIÓN POR ESTAFAS A LOS SOCIOS DE LA EMPRESA LOCAL BEE WITCH

Se trata de los empresarios Mónica Patricia García y Fernando José López Durán. La Justicia de Gualeguay los encontró responsables de evadir pagos por 4 millones de pesos a 24 apicultores de la provincia de Entre Ríos

Tribunales de GualeguayEl Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay, provincia de Entre Ríos, condenó a prisión de efectivo cumplimiento a dos empresarios de Trenque Lauquen por estafas reiteradas contra 24 productores apicultores entrerrianos a quienes no les pagaron nunca un monto cercano a los 4 millones de pesos.

En el veredicto, los jueces Darío Ernesto Crespo, Javier Cadenas y Dardo Oscar Tórtul, consideraron a Mónica Patricia García como “autora penalmente responsable de la comisión del delito de estafas reiteradas en concurso real” y la condenaron a 3 años de prisión efectiva. En tanto Fernando José López Durán fue considerado “partícipe necesario” por lo cual recibió la pena de 2 años y 8 meses de prisión efectiva.

Los dos empresarios locales fueron socios de Bee Witch S.A., un negocio que supo estar ubicado sobre el acceso principal de la ciudad, en su momento fue considerada una empresa líder e incluso llegó a exportar miel a sitios exóticos del planeta.

El Tribunal remarcó que por el no pago de la mercadería entregada (220.000 kilos de miel) se produjo un perjuicio patrimonial de 4 millones de pesos y que “para algunos de los productores significó penurias no solo económicas rayanas con sus ruinas, sino que se extendieron en el plano espiritual, social y familiar”.

El Tribunal además sugirió que García cumpla la condena en la Unidad Penal de Mujeres de Paraná y que López Durán sea trasladado a la Unidad Penal N° 7 de Gualeguay, una vez que la condena quede firme.

En un tramo del veredicto, los jueces remarcaron que “debe en principio destacarse que ha quedado probado que existió desde un principio por parte de los imputados un conocimiento cierto y pleno de que las obligaciones asumidas al tiempo en que se concertaban no serían cumplidas en las fechas y plazos concedidos por los productores, dado que ya en ese momento, inclusive antes de los libramientos cuestionados, la situación financiera de la firma Bee Witch -que los imputados representaban- era crítica en cuanto a su liquidez y flujo financiero, no obstante lo cual igualmente ambos llevaron adelante dichas operaciones como si nada ocurriera, aparentando una solvencia que no tenían, librando cheques por sumas millonarias, logrando las viciadas entregas, sabiendo positivamente en ese mismo momento que finalmente esos compromisos no iban a ser satisfechos”.

FUENTE ANÁLISIS DIGITAL