EL SISTEMA DE SALUD REGIONAL EN ALERTA ANTE EL POSIBLE CIERRE DE UNA CLÍNICA DE NUEVE DE JULIO

“Independencia” tiene 120 empleados, se declaró en crisis “motivada por un alto costo operativo” y en 60 días podría cerrar definitivamente. De ser necesario, el sistema público acudiría en auxilio a través del Hospital “Julio De Vedia” y el Hospital Interzonal de Junín. Se suma también al cierre de otras dos clínicas de la zona, una en los Toldos y otra en Junín

Ante una critica situación financiera y las demandas onerosas que genera la pandemia de Covid19 el Consejo de Administración de Clínica Independencia de la ciudad de Nueve de Julio advirtió que de no cambiar la situación en 60 días podrían cerrar la atención al publico.

El centro médico Clínica Independencia difundió una comunicación por parte del Consejo de Administración del lugar sobre la difícil situación que enfrenta, por un lado las demandas que genera la pandemia del Covid19 y la no actualización de valores económicos por parte de las obras sociales.

CLINICA INDEPENDENCIA DE 9 DE JULIO

En ese marco advierten que podrían llegar al cierre del único efector privado de salud del distrito de Nueve de Julio, que cuenta con 120 empleados, si no se cambia la situación.

La compleja situación sanitaria que deriva de la incidencia de la pandemia mundial de Covid19 y que encuentra un agravante en la situación particular de la Clínica Independencia de la ciudad de Nueve de Julio, ha puesto en alerta a los centros asistenciales públicos de la región, en especial al Hospital Interzonal de Agudos “Abraham F. Piñeyro” de la ciudad de Junín.

En ese sentido, el director del Hospital Interzonal de Junín, doctor Sebastián Meneses, dijo que el Hospital también está brindando atención y apuntalando a la Región Sanitaria II ya que “está con alguna problemática o conflicto en la clínica “Independencia” de la ciudad de Nueve de Julio, ante lo cual el único efector en la red provincial es el hospital zonal “Julio De Vedia” de Nueve de Julio, en el cual tuve la suerte de ser director asociado tengo muchísimos recuerdos y afectos por grandes personas que me acompañaron en la gestión en ese momento”, destacó el doctor Meneses.

Agregó que “ese efector privado, si se cae como sucedió con una clínica juninense, va a verse saturado el Hospital “Julio de Vedia” y por ende nosotros en el “Abraham Piñeyro” ya que actuamos como “rueda de auxilio” dado que disponemos de cierta aparatología que ellos no cuentan por ser zonal y nosotros somos interzonal. Ante esto, además de la Región Sanitaria III, además de los pacientes de Junín, también deberíamos trabajar en forma solidaria junto a los colegas del hospital “Julio De Vedia” y a los colegas de la región sanitaria II”, detalló el director ejecutivo del “Abraham Piñeyro” a este portal digital informativo.

LA SITUACION DE LA CLINICA INDEPENDENCIA

“Quienes conformamos el Directorio, la Dirección Médica y el cuerpo médico y profesionales de Clínica Independencia S.A. nos dirigimos a la comunidad de 9 de Julo para ponerla en conocimiento de la grave situación económica que atraviesa esta institución. Al hacerlo público, creemos que los integrantes de la sociedad nuevejuliense, una buena parte de quienes son nuestros pacientes, comprenderán que nos guía la recta voluntad de exponer la realidad de una manera clara y concisa, con la sola pretensión de que pueda ser comprendida por todos”, indicaron las autoridades de la clínica nuevejuliense.

cirugia bisturi

Agregan que “la compleja situación generada por la pandemia de COVID-19 ha afectado, de diferente manera a los efectores de salud del sector privado. Hay Clínicas y Sanatorios que, apremiados por la situación financiera, se han visto obligados a cerrar sus puertas; de hecho, en los últimos días lo han hecho dos clínicas de ciudades vecinas, en Los Toldos y la Clínica IMEC de Junín. En estos momentos, Clínica Independencia, atraviesa una situación semejante, motivada por un alto costo operativo que no puede ser absorbido por el ingreso pecuniario que se percibe en concepto de internaciones”.

Sostienen que “a los fines de poder dar una solución concreta a las diferentes demandas, Clínica Independencia, hizo un gran esfuerzo, material y humano, en diferentes órdenes: en materia edilicia, ampliando y mejorando la calidad de las instalaciones; en materia médica, instalando la Unidad de Terapia Intensiva Neonatal y el Servicio de Hemodinamia, adquiriendo un nuevo tomógrafo de última generación; invirtiendo -para hacer frente a esta pandemia- en la instalación de una nueva unidad de terapia intensiva para pacientes COVID (funcionando al mismo tiempo dos terapias intensivas, una Polivalente y otra COVID). El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires y la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación, en 2019, otorgaron la Clínica Independencia una categoría superior (Categoría 4). Algunas obras sociales, con mayor volumen de internación, se comprometieron al reconocimiento de esa categoría, una recategorización, lo que permitiría una mejora en los ingresos. Sin embargo, eso no ocurrió, aun cuando se efectuaron todos los trámites correspondientes para cada caso. Otras obras sociales no han actualizado sus valores por prestaciones desde el 2019, a pesar de que los gastos sanatoriales se han incrementado notablemente. Por ejemplo, hay medicamentos que, en el último año, han sufrido un aumento de más del 1000 por ciento en sus precios”.

dolor muscular covid

El comunicado señaló también que “en estos momentos, la crítica situación se ha ido agudizando a tal punto que, habiendo consultados a expertos en administración sanitaria y financiera, se nos ha aconsejado proceder al cierre de la Clínica, para evitar un endeudamiento. Entendemos que el cierre de Clínica Independencia generaría, en la comunidad, una situación extremadamente compleja, pues se trata del único efector privado para internación y práctica quirúrgica que funciona en la ciudad. Más aún, conforman el personal de planta del establecimiento 120 personas, cuyas familias quedarían sin el sustento económico”.

“Hemos tomado, en consecuencia, la decisión de continuar, intentando contener el déficit en un plazo de 60 días, antes de proceder al cierre. Para ello nos vemos en la necesidad imperiosa de aplicar medidas de ajuste que coadyuven a intentar perdurar más allá de esta crisis. Estas medidas –algunas de sentido drástico- involucran especialmente al cuerpo médico, que no percibirá honorarios. Contamos con la colaboración constante de nuestro personal que, en estos momentos difíciles, está poniendo su mejor esfuerzo para hacer frente a la situación. De no suceder algo que nos permita revertir la situación, además de la aplicación estricta de las medidas concebidas, nos veremos obligados a proceder al cierre de la Clínica”, sostuvieron las autoridades.

Hicieron notar en el comunicado dado a conocer a los medios que “la aplicación de estas medidas de ajuste, desde luego, no afectará la calidad en la atención de los pacientes que deban cursar internación, tanto clínica como quirúrgica; como tampoco en la calidad de las prácticas que se brindan en nuestros servicios (Laboratorio, Diagnóstico por Imágenes, Endoscopia Digestiva y Hemodinamia)”.

“En cuanto a la atención Ambulatoria -añade el comunicado-, la situación económica actual no nos permite mantener el funcionamiento, en horario completo, de los consultorios de Guardia externa, tanto de adultos como pediátrica, los cuales funcionarán de manera acotada, de 8 a 20 horas. Se atenderán, fuera de ese horario, solamente las urgencias, especialmente aquellas que sean derivadas por el servicio de emergencias médicas”.

 

INFORMACIÓN Y FOTO DE CUARTO POLÍTICO