FRANCISCO… EL PAPA DE LAS PERIFERIAS: LA MIRADA DEL CURA PÁRROCO EN EL DÍA QUE FRANCISCO CUMPLE 82 AÑOS

Juan Pellegrino explica que el Papado de Jorge Bergoglio fue trazado por tres ejes: la originalidad de su nombre, su actitud pastoral del confín del mundo, y la necesidad de la Iglesia de ser custodia del hombre y la Creación

El cura párroco de Trenque Lauquen, Juan Pellegrino, trazó las principales características que marcaron el Papado de Francisco, al rememorar a su figura en el día en que Jorge Bergoglio cumple 82 años.

Para Pellegrino, “hay una originalidad en el nombre que marca un espíritu de su Pontificado ya que es el primer Papa que lleva el nombre de San Francisco de Asís que pone de relieve el valor de la pobreza y el ponerse en manos de Dios sabiendo que nosotros somos débiles y Dios es fuerte”. 

“Con su nombre, el Papa nos indica a todos que la única riqueza es el Señor y no los bienes materiales, y asume un Papado de austeridad en sus gestos y sus acciones, incluso en su vestimenta quitándose toda los ornamentos que traían Papas anteriores”, explicó el sacerdote. Y redondeó: “su modo de vivir es la opción por los pobres y el estar mano a mano con la gente, algo que ha influenciado incluso a los monarcas europeos”.

No solo esa vocación por los débiles marcaron el Papado de Francisco hasta aquí, sino también esa idea de estar presente en las periferias del mundo, geográficas y sociales. “En sus primeras palabras señaló que él venía “del fin del mundo” y esa ubicación de su identidad lo ha marcado en su acción porque Francisco es el Papa de las periferias”, describió el cura párroco. Y agregó que “ha visitado los países con minorías cristianas, donde los cristianos son el 2% de la población y son perseguidos, ha ido a puntos distantes y lejanos del planeta, a sus cardenales los eligió de pequeños países o islas, o pequeños pueblos como Haití. Y va a seguir porque tiene programado entre sus próximos viajes visitar Macedonia, a donde nunca fue un Papa”.

Finalmente, el sacerdote señaló que “el 19 de marzo cuando asume su Pontificado habló de ser San José como el custodio del Redentor y repite que la Iglesia tiene que proteger al hombre y custodiarlo, incluso a la Creación”. Y explicó: “por eso Francisco tiene esa faceta de Papa social y al mismo tiempo ecológica, preocupado por el día a día del hombre y por el cuidado del planeta”.