LA JUSTICIA DE TRENQUE LAUQUEN CONDENÓ A UN SUB COMISARIO POR RECIBIR SOBORNOS EN UN CONTROL DE TRÁNSITO

Se  trata de Roberto Oscar Beldrío. Fue sentenciado por un hecho ocurrido en 2016 en el acceso de Henderson cuando era jefe de la Patrulla Rural. Es el mismo efectivo que pidió investigar el Tribunal Criminal por su participación en el caso “Pocho” Farías cuando era jefe de calle en Tres Lomas

Un sub comisario de la Policía bonaerense que trabajó en dependencias de la región fue condenado por aceptar un soborno a cambio de no hacer una multa de tránsito en un control vial en el acceso a la localidad de Henderson.

Se trata del sub comisario Roberto Oscar Beldrío quien fue sentenciado a un año de prisión en suspenso y la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por el delito de “cohecho pasivo” en un fallo dictado por el juez Hernán Crespo, titular del Juzgado Correccional Nº 2 de Trenque Lauquen.

Beldrío es el mismo efectivo policial que era jefe de calle de la comisaría de Tres Lomas cuando ocurrió el crimen de Norberto “Pocho” Farías y que el Tribunal Oral Criminal mandó a investigar al imputarle sus prácticas para manejarse con los testigos incluso hasta llegar a intimidar a alguno para que incline su declaración en contra de Amorena y Coña, quienes finalmente fueron absueltos por el caso por falta de pruebas en su contra.

El hecho por el cual fue condenado Beldrío ahora ocurrió el 16 de mayo de 2016 cerca de las 10 de la mañana en un control vial en la ruta 86 y acceso Presidente Perón de Henderson cuando cumplía funciones como jefe de la Patrulla Rural.

El magistrado dio por probado que Beldrío aceptó en forma personal en su oficina, una promesa directa de recibir 20 litros de gas oil y la suma de $ 700 de una persona infractora de la ley de tránsito a cambio de omitir la realización de la infracción consistente en falta de seguro para la plataforma de una cosechadora que circulaba en la ruta.

La principal prueba que sostuvo la acusación del fiscal Walter Vicente fue un audio de la conversación entre el infractor y el policía corrupto donde pactaban “arreglar” la situación a cambio de no aplicar la multa de tránsito. El audio de la dádiva se multiplicó en la comunidad y fue publicada por el sitio de noticias Henderson on line en su momento.

Además, el fiscal se basó en los testimonios de los efectivos policiales que estuvieron presentes ese día en el control de tránsito quienes relataron que el infractor habló a solas con Beldrío en una oficina y confirmaron que no se realizó la contravención.

Además, la pesquisa logró establecer que no quedó constancia en ningún talonario de la Policía ni en ningún registro oficial la infracción y tampoco hubo constancia de la aprehensión del sujeto por haber ofrecido dádivas, lo cual acredita que efectivamente el hecho ocurrió.

Si bien la condena es por este hecho en particular, hubo testigos que aseguraron que Beldrío tenía como maniobra habitual llevar a los infractores a solas a su oficina: “era su forma de trabajar”, dijeron al ventilarse el caso en juicio.

Además de la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos, el policía Beldrío deberá someterse al sistema del Patronato de Liberados correspondiente a su domicilio por el plazo de dos años.