“ME SALVÉ DE MILAGRO”, DIJO LA MUJER POLICÍA QUE RECIBIÓ UN BALAZO EN UN OPERATIVO EN 30 DE AGOSTO

Paola Orso ya fue dada de alta pero tendrá una larga recuperación. El proyectil no afectó ni arterias, ni vasos sanguíneos ni huesos. “Mi sensación es que fui yo, y no mi compañero ni terceros”, dijo sobre el disparo

orso“El médico me dijo que me salvé de milagro”, contó Paola Orso, la mujer policía que se jugó en una peligrosa persecución para atrapar a dos ladrones que habían entrado a robar en una vivienda en 30 de Agosto y que recibió un balazo accidental en una de sus piernas.

El proyectil ingresó por la ingle y salió por la rodilla cuando su compañero Maximiliano Caracotche forcejeaba con Claudio José Maldonado en el interior de un aula de la Escuela Secundaria N° 7 a donde se había escondido debajo de un banco para evitar ser descubierto por los dos valientes agentes que salieron en su búsqueda.

“Soy muy precavida y muy segura en cuanto mi trabajo, y hoy no puedo entender que me pasó”, explicó Orso a DataTrenque, ya con el alta médico y en su casa pero en pleno proceso de recuperación que, según le informaron, será largo.

La agente describió aquel momento con la famosa frase “una desgracia con suerte”. “Porque el proyectil entró y salió, sin tocar nada, ni arterias, ni vasos sanguíneos ni huesos! Una anécdota que hoy gracias a Dios puedo contar. Agradezco a Dios por no haberme soltado la mano”.

Si bien para determinar qué pasó con precisión habrá que esperar el avance de la investigación en la causa que instruye la UFI N° 4, a cargo de Walter Vicente, y el aporte de los peritos en balística, Orso asegura: “mi sensación es que fui yo, y no mi compañero ni terceros”.

orso y gambier
Orso junto a la titular de la Comisaría de 30 de Agosto, María José Gambier

“En ese momento, durante el operativo, lo único que pensaba era en atrapar a los sospechosos y a pesar de que yo estaba herida pudimos terminar el procedimiento y lograr un aprehendido”, comentó la agente. Y agregó: “un gran compañero con quien estuve en el lugar”.

Durante estas horas, Paola Orso recibió el apoyo y el cariño de todos sus compañeros de trabajo y de efectivos policiales de otras dependencias que se preocuparon por su salud.

“Tengo para una larga recuperación. Los médicos dijeron que hoy solo importa que me recupere y con el pasar de los días me dirán cuando podré volver”, resumió Orso, con buen ánimo y con un cuadro de salud favorable, desde su hogar.