RECOMENDACIONES PARA PREVENIR GASTROENTERITIS AGUDA Y DIARREA EN EL VERANO

El cuadro es típico de verano. Puede presentarse por las altas temperaturas. Al no ser lavados o conservados de forma adecuada, los alimentos pueden liberar toxinas capaces de producir una intoxicación alimentaria o infección, produciendo gastroenteritis aguda

hospital exterior

El área de Epidemiología de Región Sanitaria II, a través del Hospital Municipal Dr. Pedro T. Orellana, realiza una serie de recomendaciones para prevenir la gastroenteritis aguda, un cuadro que en verano puede darse por las altas temperaturas y escasez de agua que hacen que los alimentos estén más propensos a descomponerse con mayor rapidez o a una incorrecta manipulación.

Al no ser lavados o conservados de forma adecuada, los alimentos pueden liberar toxinas capaces de producir una intoxicación alimentaria o infección, produciendo gastroenteritis aguda, una infección que compromete el tracto digestivo. Esto se produce por bacterias o toxinas alimentarias que se adquieren por la ingesta de alimentos en mal estado o contaminados.

Una de las complicaciones más frecuentes de la gastroenteritis aguda es la deshidratación. La gastroenteritis puede asociarse a diarrea, náuseas, vómitos, sensación de disconformidad a nivel de la boca del estómago, malestar general, sensación de saciedad, falta de apetito, fiebre y dolor abdominal.

MEDIDAS HIGIÉNICOS DIETÉTICAS

higiene manos

  1. Lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar alimentos y luego de manipular carn cruda, después de ir al baño y/o de cambiar pañales.
  2. No bañar a los niños en aguas contaminadas o piletas privadas o públicas donde no tengan el agua adecuadamente clorada.
  3. Agua de consumo y de uso segura y potable (ante la duda agregar dos gotas de hipoclorito de sodio o lavandina por cada litro de agua) o hervirla por dos o tres minutos.
  4. Educación alimentaria: Estimular la lactancia materna, adecuada higiene en preparación de alimentos, no utilizar la misma tabla y cuchillo para carnes y verduras, lavado de frutas y verduras.

Cocción de los alimentos: Huevos cocidos (bien duros), carnes cocidas por dentro, en especial las hamburguesas.

Conservar los alimentos frescos y cocidos en la heladera y no mezclarlos en un mismo envase.

Consumir leche, derivados lácteos y jugos que estén pasteurizados.

Es mejor evitar consumir cualquier producto comestible o bebible que haya estado expuesto por mucho tiempo al sol o no sean tratados con la higiene del caso.

Evitar comer fuera de casa, ya que no se sabe cómo pudieron manipular los alimentos o la cocción de éstos.

  1. Mantener los alimentos a temperaturas seguras: No dejar alimentos cocidos a temperatura ambiente por más de dos (2) horas. Mantener la comida bien caliente (hirviendo) hasta el momento de servirla.

Mantener la leche, el queso y los alimentos perecederos refrigerados. Si vas a comer en la playa o hacer un picnic, trasladar la comida en una heladera portátil y preservarla del calor colocándola debajo de una carpa o sombrilla.

  1. Adecuada eliminación de excretas (sustancias de desecho que son eliminadas por el organismo) y de los residuos.