ROBÓ EN UNA CASA, NO LO PODÍAN ENCONTRAR Y CAYÓ CUANDO FUE A NOTIFICARSE POR UN JUICIO POR OTRO DELITO

Se trata de un sujeto con un frondoso prontuario delictivo. La Justicia de Garantías le había otorgado una eximición de prisión pero luego la Cámara se la revocó. Estaba en el Correccional 2 cuando los investigadores advirtieron su presencia y lo detuvieron con la orden vigente

Un delincuente que era buscado por cometer un atraco en una vivienda y que no podía ser encontrado desde hacía un tiempo, fue detenido sorpresivamente cuando se presentó en los Tribunales de manera espontánea a recibir la notificación por un juicio que debía afrontar por otro delito en el que también está como imputado.

comisaria noche1

El caso original ocurrió el pasado 6 de julio cuando Jonathan Damián Romero quedó acusado de ingresar y robar en una vivienda ubicada en Racedo al 500 de donde se llevó 3 mil pesos en efectivo y otras pertenencias de la familia. Cuando estaba en plena concreción del atraco, la mujer dueña de casa ingresó y se percató de la presencia del delincuente, quien se dio a la fuga saltando un tapial de unos dos metros de alto.

En la persecución policial de ese día, el ladrón se escondió debajo de un auto en otra vivienda y, para evitar ser descubierto, se cambió de ropa, logrando despistar a la pesquisa.

Finalmente, los investigadores que trabajaron bajo las órdenes del fiscal Manuel Iglesias lograron determinar, por cámaras de seguridad, peritajes y descripciones, que se trataba de Romero por lo que pidieron su inmediata detención.

En base a los indicios y pruebas recolectadas, el Juzgado de Garantías 2 dictó la detención por el robo en ese domicilio pero la Policía no lo pudo encontrar.

En medio de la pesquisa, el abogado de Romero interpuso un pedido de eximición de prisión que el mismo Juzgado de Garantías actuante en la medida original concedió.

fiscalia frente cerca

El fiscal Iglesias elevó un pedido a la Cámara de Apelaciones local para pedir que sea revocada la eximición de prisión, y el tribunal de alzada avaló los argumentos del fiscal, dio de baja la medida y pidió a Garantías que vuelva a librar una orden de detención.

En ese contexto, Romero quedó nuevamente en situación de ser buscado y detenido por la Justicia, cuestión que tal vez el propio imputado desconocía, ya que se presentó espontáneamente en el Juzgado Correccional 2 a notificarse por un juicio que debía afrontar por otro hecho delictivo y fue en ese momento en que los pesquisas advirtieron su presencia y lograron detenerlo.

Romero tiene un frondoso prontuario de delitos contra la propiedad.