SE FUE ELENA, LA MADRE DE TODOS

El actual presidente del PJ y miembro de la Comisión de Derechos Humanos describe su conexión con la madre de Rodolfo Pettiná, desaparecido en junio de 1977. Explica que comenzó a militar a través de su figura y la menciona como una luchadora incansable

Por NÉSTOR BASELLI

Para DATATRENQUE

El fallecimiento de Elena Taybo de Pettiná me llena de profundo dolor.

Siento una gran tristeza porque recuerdo que empecé a militar junto con Pablo Carabelli por ella, por Elena. En aquella época tengo presente verla en la plaza que está en la esquina de mi casa muchas veces sola. Me conmovía mucho pensar en la figura del desaparecido y esa perturbación me hizo querer acompañarla y entender cómo hacía ella para seguir a pesar de que no sabía qué había pasado con su hijo. Ella no podía llevarle una flor, no lo podía ir a visitar al cementerio; y seguía a pesar de haber perdido lo más valioso que tiene todo padre: a su hijo.

Ese acompañamiento me hizo juntarme con Pablo Carabelli y empezar a militar en la Comisión por los Derechos Humanos de Trenque Lauquen. Fue, en ese gesto, la madre de todos nosotros.

Ella siempre siguió luchando firme buscando a Rodolfo y a los demás. En los últimos tiempos por razones de salud se quedaba en la casa pero siempre estaba presente con un llamado, preocupada y atenta.

Es un día muy triste, porque Elena se fue y no pudo ver a Rodolfo, su hijo. Se fue sin saber lo que pasó con su hijo, ni saber nada de los demás desaparecidos de Trenque Lauquen ni de los 30.000. Fue una luchadora incansable y dura, cuando hacía falta.

FOTOS DIARIO NEP Y DIEGO TISEIRA