TRENQUE LAUQUEN EN LO QUE VA DE AYER A HOY, ENTRE VIEJOS LADRILLOS Y LA MODERNIDAD

La necesidad de abrirle camino al progreso, ha determinado muchas veces la desaparición de magníficas fachadas e interiores poblados de riquísimas historias, y así, antiguas construcciones han debido canjear sus ladrillos por otros más modernos, aunque esos lugares no han perdido la referencia de seguir vinculándolos al ayer.

nacional
La vieja portada del Colegio Nacional que fue conservada

Es lo que ocurrió con el viejo Colegio Nacional de la calle Roca al 200. Allí se ha levantado, hace años, un supermercado, cuyos propietarios, con el mejor criterio, decidieron no sólo que el portal de ingreso quedara intacto en el lugar, sino que además el comercio adoptó la denominación “Del Colegio”, como homenaje a los 54 años en los que las aulas del establecimiento albergaron a medio centenar de promociones, congeladas hoy en el blanco y negro de las fotografías de antaño.

En ese lugar transcurrieron los años de oro de la adolescencia de generaciones de jóvenes, y muchachas trenquelauquenses y de la región, que alcanzaron allí la meta final del diploma de bachiller o maestra normal, no sin antes, ir moldeando su personalidad y enriquecerse con valiosos conocimientos transferidos por una extensa nómina de entrañables profesores.

Al iniciarse el ciclo lectivo de 1993, el Colegio quedó vacío al trasladarse a su actual emplazamiento de la calle Di Gerónimo, entre Simini y Alem. Posteriormente fue demolido para dar paso a la nueva edificación del supermercado mencionado. Pero el erguido portal seguirá dando fe de aquel espléndido historial.

LOS VASCOS
Otra suerte corrió la tradicional tienda “Los Vascos”, de la que ni un vestigio quedó de su estructura en plena Avenida Villegas, casi 9 de Julio. Allí se encontraba desde septiembre de 1945, aunque con anterioridad, y desde 1920, año del inicio de sus actividades comerciales, abarcaba una superficie mayor que incluía también la esquina y algo más.

tienda
Los Vascos en sus tiempos de esplendor

Su reinauguración en la década del ’40 fue celebrada con un almuerzo popular en el ya desaparecido Prado Español, y de esa abultada foja de recuerdos quedan sus apreciadas telas con cortes exclusivos, la sastrería a medida, las vidrieras preparadas por especialistas traídos de la Capital Federal, las afamadas liquidaciones con “el 20% de descuento real y positivo”, como tentaba la publicidad, un memorable desfile de modas en el Cine Monumental con la presencia de la orquesta típica del violinista Julio De Caro, y el eslogan que distinguió cada lunes, día de liquidación: “No diga lunes, diga Los Vascos”.

En octubre de 1992, el histórico comercio terminó su vida bajo la piqueta, y sobre los escombros se levantó un edificio en propiedad horizontal, con galería de locales en la planta baja, y varios pisos de departamentos en la estructura superior. Su ex colega “la Galver”, de Villegas y 9 de Julio, fue más remisa a cerrar sus puertas, pero hacia 2004 fue dotada de una nueva fachada e interior para alojar a una empresa de electrodomésticos.

cauca
Aún permanece en el mármol la identificación del lugar de nacimiento de Cauca

Antes ya habían desaparecido “Casa Rojo”, otro lugar de la moda elegante, pegada a “Los Vascos”, y “Galli”, otra gran tienda, en la esquina de Villegas y Uruguay, aunque sigue imperturbable, al centro de la cuadra, “Los 10.000 artículos”, que añadió juegos de azar al bazar inicial. En ese preciso lugar alumbró “Cauca”, con sus incomparables bombones, chocolates y dulce de leche, que en el mármol de la vidriera talló como si fuera su partida de nacimiento la todavía muy legible inscripción: “Fca. de productos Cauca”.

ricciardi
Atilio Ricciardi, frente a su estudio fotográfico, hoy Galería Suyai

Enfrente, donde hoy se levanta la “Galería Suyai”, también quedó atrapado el pasado, en el que habitó uno de los más afamados estudios de fotografía, con casa de familia y local comercial, en el que posaron radiantes novias y quedaron retratados en toda su inocencia los rostros de aquellos niños que por primera vez tomaban su comunión. Fue propiedad de Atilio Ricciardi, un inmigrante italiano, posteriormente de Rubén Gómez y Eva Noemí Olazábal, para ser finalmente ocupado por Tito Ricciardi, hijo del primero.

LEGENDARIOS COMERCIOS
Al lado, otro legendario comercio: La “Librería del Colegio”, perdida su denominación por “lo de Dominguito”, diminutivo del nombre de su dueño, Domingo Crisanto García. Cuando él desocupó el local, allí se cruzó “Cauca”, que hoy se ha establecido en el Parque Industrial, sobre la ruta 5.

Tampoco quedan sobre esa cuadra dos clásicos de su época: el bazar y librería “El Entrerriano”, y la confitería “Las Familias”, que tuvo varias modificaciones en su frente e interior, pero pervive el recuerdo de sus mesitas de mármol, que sirvieron de apoyo a las charlas cotidianas y a la inspiración de algún poeta noctámbulo, su salón familiar y sus pisos tapizados de cáscaras de maníes, luego del vermut dominguero. En ambos sitios se han establecido sendas sucursales bancarias.

rauch
La Farmacia Rauch, antecedente de Farmacia Mayo

Y en la esquina de 9 de Julio persiste una tradición inmodificable. Allí está la Farmacia Mayo, que supo regentear José “Pepe” Mayo, uno de los mayores estudiosos de los orígenes de la historia local, pero que fue heredera de la Farmacia y Droguería Rauch, que tenía su ingreso por la misma ochava.

La lista podría extenderse, pero vayan como ejemplos los mencionados que muestran una cara de la ciudad, modificada por el incontenible avance de la modernidad, que trajo nuevos vientos arquitectónicos, otras expectativas y emprendimientos, sometiendo al ciclo cumplido a legendarios comercios, que le dieron lustre a un tramo importante de nuestro pasado pueblerino.

 

 

EL MIRADOR CULMINA AQUÍ SU PRIMERA TEMPORADA, PARA VOLVER EN 2021. Agradecemos la colaboración de vecinos por el aporte de datos y fotografías que contribuyeron a la elaboración de las notas, como también al seguimiento en la lectura de las mismas, manifestado en la enorme repercusión con la que contó esta sección cada semana.