EL MUNICIPIO GESTIONA LA CLASIFICACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL PARA INDUSTRIAS

La Provincia estableció una nueva normativa que autoriza a los Municipios para entregar los Certificados de Aptitud Ambiental con nuevos procesos de emisión para las industrias en cada distrito

La municipalidad de Trenque Lauquen comenzó a procesar los trámites de impacto ambiental para la habilitación de industrias, motivo por el cual la directora de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Ana Paula Motrel, participó el viernes pasado de la capacitación para funcionarios municipales realizada por el OPDS en la ciudad de La Plata.

A partir del Decreto 531/19 la Provincia estableció una nueva normativa para la radicación y funcionamiento de las industrias en el territorio bonaerense que, entre otros cambios, autoriza a los Municipios para entregar los Certificados de Aptitud Ambiental con nuevos procesos de emisión.

Al respecto, la responsable de Ambiente, Ana Paula Motrel, señaló que “estamos trabajando con el nuevo sistema del Portal Integrado para la Gestión de Trámites del OPDS, la dirección Provincial de Ordenamientos Urbano y Territorial y el ADA (Autoridad del Agua), ya que para enero de 2020 todas las industrias deberán pasar por este proceso de clasificación de complejidad ambiental. Este trámite antes se hacía con una duración de dos años y ahora esta clasificación tendrá un plazo de vigencia de cuatro años. Se trata de un reempadronamiento para las industrias, y se hace de manera online”.

Los interesados, con dudas o consultas, podrán acercarse a la oficina de Ambiente, que funciona en el primer piso del Centro Cívico de lunes a viernes de 7 a 13 hs., o comunicarse por teléfono al 2392 -611205, o al correo medioambiente@trenquelauquen.gov.ar

El proceso de emisión de este permiso tiene tres fases integradas:
– Fase 1: comprende la Clasificación del Nivel de Complejidad Ambiental y determina la categoría del establecimiento industrial.
– Fase 2: contiene la autorización de construcción de las obras, y otorga la aptitud ambiental del proyecto de establecimiento y,
– Fase 3: abarca la autorización de funcionamiento de las actividades productivas del establecimiento, y verifica en la puesta en marcha, que se hayan cumplido las obras aprobadas o los condicionamientos establecidos.

Motrel agregó que “a mediano y largo plazo esto es muy positivo porque permitirá anticiparnos a cuestiones ambientales, además de que se agiliza exponencialmente el trámite que antes demandaba años”.