FALLECIÓ JULIO “FELPO” TOLEDO EN UN ACCIDENTE DE TRÁNSITO: SU HISTORIA DE VIDA Y LAS ANÉCDOTAS QUE LO HICIERON POPULAR

Ocurrió cuando circulaba en una moto 250 cc por el ingreso al camino de la Unidad Penal de Las Tunas. Iba con su hija que sufrió heridas y fue internada. El origen de su apodo y los recuerdos de un personaje que marcó una época en nuestra comunidad
felpo
El reconocido atleta local Julio Miguel “Felpo” Toledo, de 65 años, falleció como consecuencia de las heridas sufridas en un accidente de tránsito cuando conducía su moto moto Corben Triax 250, y chocó un cartel en la banquina de la ruta nacional N°5 (altura KM 447), en el camino de ingreso a la Unidad Penal N° 20 de Las Tunas.
Toledo viajaba en la moto con su hija Claudia Marcela, de 25 años, quien sufrió heridas leves, tras evitar los golpes más fuertes al amortiguar con el cuerpo de su padre, y fue trasladada al Hospital Municipal, donde permanece internada.
accidente felpo
El cartel de ese camino había sido recientemente colocado, el 20 de noviembre pasado, en un acto donde se reconoció la labor del catequista Juan Matías Rabasa, quien concurría al Penal de Las Tunas.
“Felpo” supo ser un personaje de mil anécdotas, se cansó de contar aquella en la que “cortó camino” para liderar por unas cuadras la Maratón de Reyes junto a Julio Gómez, y enfervorizar a todo el público local, cuando corría por el centro de la ciudad y todo el público lo vitoreaba desenfrenadamente.  
O aquella vinculada con su apodo, que tuvo origen en el Tiro Federal (hoy es el edificio de Canal 12, TV Pública), donde juntaba remaches y rápidamente lo cobijaron quienes frecuentaban ese lugar. Por su frondosa melena derivó el sobrenombre de felpudo, luego transformado en “Felpo”.
Toledo se desempeñaba como empleado municipal, en el área de Higiene Urbana como barrendero (su intención era jubilarse el año que viene). 
“El Señor Palomeque me vio que corría con mi viejo, que empecé como jugando, y él me dijo que tenía que correr. La primera carrera que corrí fue la Maratón de Reyes en 1976. Como me gustaba conocer los pueblos, seguí corriendo, conociendo gente, haciendo amigos. También me entusiasmé porque gané varios premios. En una época Camilo Martino me entrenaba en su quinta, y mi segundo entrenador fue Julio Fotgman”, solía recordar Toledo cuando se lo consultaba por sus inicios deportivos.
Desprovisto de todo tapujo, solía ser un animador habitual en las fiestas populares, recitales y encuentros, donde bailaba frente a todo el público y agitaba para que todos se movieran e imitaran sus simpáticos pasos.
CON INFORMACIÓN DE ZOOM DEPORTIVO