SE ROMPIERON DOS BOMBAS DE AGUA EN MARI LAUQUEN Y EL SISTEMA TRABAJÓ CON RESTRICCIONES DE PRESIÓN

Hubo que retomar la estrategia del verano para no desabastecer el sistema. Las complicaciones se sintieron en los barrios más alejados de la Copa y en los tanques más altos

La dirección de Servicios Sanitarios reparó ayer (miércoles) dos bombas de agua en Mari Lauquen y debió disminuir la presión de la red domiciliaria para garantizar el servicio en toda la ciudad, que quedó normalizado por la noche.

“El sistema está al límite porque la oferta de agua y la demanda de la población están casi en equilibrio y cualquier falla o tema que surja puede complicar el abastecimiento, como ocurrió estas últimas horas cuando detectamos que había dos bombas de Mari Lauquen en falla”, describió el sub secretario de Servicios Públicos, Adhemar Enrietti, en diálogo con DATATRENQUE.

El funcionario explicó que “se pudo controlar el déficit de agua restringiendo la presión, que es una estrategia que utilizamos en verano y que es la alternativa que tenemos hasta que podamos contar con los 10 nuevos pozos pendientes que hará la DIPAC”.

“Al restringir la presión, que se hace para que la Copa no se quede sin agua, los tanques más altos de la ciudad y los más alejados de la Copa, no reponen agua, incluso en algunos casos ni siquiera de noche”, comentó Enrieti.

Mientras tanto, Domingo Lanciano, funcionario a cargo del área del agua, remarcó que “a pesar de que bajó la temperatura, el consumo (de agua) no baja. Estimamos que por la seca que hay, pero apelamos a un consumo responsable por parte de todos los ciudadanos”.