UNA MADRE PIDE QUE ENCUENTREN A LOS AGRESORES QUE QUEBRARON LA MANDÍBULA DE SU HIJO

El caso ocurrió en noviembre pasado cuando la víctima iba caminando por la calle. Dos violentos se bajaron de una moto y sin mediar palabra le dieron una feroz paliza. El joven se recupera y realiza un doloroso y largo tratamiento en La Plata

La madre del joven que terminó con la mandíbula quebrada en tres tras ser brutalmente golpeado por dos desconocidos en plena vía pública de Trenque Lauquen volvió a reclamar Justicia en medio del calvario que vive la familia mientras la víctima se recupera lentamente.

Mónica Palacios, la madre de Leandro Daniel Giudice, Nano, explicó que “por ahora no sabemos quiénes fueron los malvivientes que atacaron sin sentido a mi hijo y por eso queremos una respuesta”. Y comentó a DataTrenque: “nunca bajamos los brazos y se tiene que saber quiénes fueron las personas que hicieron esta brutalidad y están sueltas en la calle”.

“Le doy gracias a Dios porque hoy tengo a mi hijo con vida y puede sonreír”, mencionó Palacios, quien detalló que desde noviembre pasado el joven se está haciendo un tratamiento para recuperar su mandíbula y dientes.

La madre reveló que el tratamiento implica viajar a La Plata de manera habitual “donde los médicos del Hospital San Martín de a poco le van acomodando la dentadura y poco a poco vuelve a tener la posibilidad de recuperar la movilidad, pero la está pasando muy feo ya que es muy doloroso”.

Recordemos que el violento episodio ocurrió el 11 de noviembre del año pasado en la esquina de Lavalle y Orellana cuando Giudice salió de un pub céntrico y caminó solo por la calle hasta la casa de los abuelos, a donde iba a ir a dormir ya que luego tenía una actividad programada con ellos.

Al llegar a la esquina mencionada, pasó una moto con dos jóvenes que luego volvió sobre su camino y enfrentó a Giudice. Los jóvenes circulaban en un ciclomotor 110 cc., evidentemente descuidada, y al regresar sobre su recorrido frenaron frente a la víctima y uno de ellos se bajó.

“Lo encaró y mi hijo le dijo que no quería pelear, pero sin mediar palabra le tiró una trompada, se trenzaron y mi hijo intentó escapar corriendo pero le metieron la traba y cayó al piso”, narró la madre, Mónica Palacios. Y siguió: “cuando estaba tirado en el piso los dos agresores lo atacaron a patadas y él atinó a cubrirse la cabeza con los brazos”.

De acuerdo a la versión, los violentos no le robaron nada ya que la billetera siempre la tuvo encima y si bien se creía que le habían sustraído el celular luego se pudo encontrar en cercanías del lugar del hecho.