URGENTE: POSTERGAN EL DESALOJO DE UN PREDIO USURPADO POR UNA FAMILIA PARA ACTIVAR LOS MECANISMOS DE CONTENCIÓN

El fallo a favor de la titular ordenó la restitución en un plazo de 10 días. El operativo estaba previsto para mañana. Pero finalmente se decidió esperar para poder coordinar a todos los servicios de asistencia. Aclaran que la sentencia judicial debe ser cumplida

La Justicia resolvió postergar el desalojo de un predio usurpado, cuyo operativo estaba previsto para mañana, con el objetivo de brindarle más tiempo a los organismos estatales municipales y provinciales para activar todos los mecanismos de contención y arbitrar la mayor cantidad de medios posibles para resguardar a las familias y, especialmente, a los menores que allí residen, informaron fuentes judiciales a DataTrenque.

A su vez, el nuevo plazo permitirá que las familias que ocupan el lugar de manera ilegal puedan retirar sus pertenencias por su propios medios y ubicarse en otra residencia.

El desalojo estaba previsto para el día de mañana (viernes 4) con un amplio operativo policial para dar cumplimiento a un fallo de la Justicia Correccional de Trenque Lauquen en un expediente que llevó 3 años de trámite, y que se inició luego de que los ocupantes se negaran a iniciar tratativas para liberar el lugar por propia voluntad, se informó oficialmente.

El predio está ubicado en la calle Batallón II de Infantería al 799, sobre una calle de tierra y frente a un barrio de viviendas, y la orden de desalojo es para María Alejandra Antonio, Roberto Luis Porcel, y todas las personas mayores y menores de edad que residan en el lugar.

fiscalia frente

El juez Juan Martín Garriz que dictó la sentencia a favor de la titular del inmueble había dispuesto un plazo máximo de 10 días para el desalojo y la restitución del predio, y la medida debía ser ejecutada por el Ministerio Público mediante la UFI en turno, a cargo del fiscal Manuel Iglesias.

Finalmente, y tras tratativas de última hora, los tiempos se extendieron por un breve lapso más para poder coordinar una salida pacífica al conflicto, aunque la sentencia judicial debe ser cumplida.