VERAZ: LA HERRAMIENTA QUE EL MUNICIPIO UTILIZARÁ CONTRA LOS “PÍCAROS QUE ESPECULAN” Y DE MANERA RESTRICTIVA

Buscan desalentar el “incumplimiento crónico”. Es un recurso de última instancia para tratar de evitar los costosos juicios

El Secretario de Administración y Gestión Tributaria municipal, Alfredo Zambiasio, explicó que el convenio con la empresa Veraz se constituye en una “instancia administrativa” previa a un costoso juicio de apremios y confirmó que se utilizará como una herramienta “restrictiva” para casos puntuales de “pícaros que especulan” y para desalentar el “incumplimiento crónico”.

alfredo zambiasio

“El Municipio tiene solamente dos fuentes de ingresos disponibles: la coparticipación provincial y las tasas, derechos y contribuciones que se recaudan en función de normas locales como la Ordenanza Impositiva”, explicó el funcionario en diálogo con DataTrenque. Y puntualizó que “no todos pagan, sólo lo hace un porcentaje de ellos, y esto es injusto para el vecino cumplidor que, con esfuerzo, paga regularmente los tributos municipales”.

 

Entre los que no pagan las tasas “debe hacerse una distinción de relevancia: aquellos que no pagan porque se están incluidos en un segmento de bajos recursos y con dificultades para la subsistencia misma; y la otra franja, la de los pícaros que especulan con una moratoria, o con la prescripción de sus deudas por el sólo paso del tiempo, o, como hemos comprobado, que esperan una intimación municipal para acercarse a “negociar” sus deudas ofreciendo pagos al contado solamente si les otorgamos suculentos descuentos en los intereses, como si la Municipalidad fuera un ámbito comercial donde manda la ley de la oferta y la demanda”, explicó, en base a la experiencia el funcionario municipal.

 

“De allí que a partir de este año establecimos reglas de juego que apuntan a desalentar el incumplimiento crónico y comenzamos trabajando con medios convencionales de comunicación para intentar convencer a los morosos que se arrimen a proponer una solución razonable (llamadas telefónicas, mensajes de wasap, circulares de comunicación de deudas, etc)”, describió Zambiasio.

muni2

El funcionario manifestó que el resultado de ese trabajo “fue parcialmente satisfactorio”. Y profundizó: “sobre mediados de agosto pasamos a una segunda etapa: las intimaciones por diez días en formato papel y notificadas personalmente en el domicilio de los deudores a través de empleados municipales, el resultado mejoró, hubo quienes se arrimaron y cancelaron sus deudas de contado o suscribieron planes de pago en cuotas”.

 

“Pero aun así permanece inmutable un segmento de contribuyentes que, prima facie, se puede considerar que son empresas o personas cuyo rango de ingresos les permitiría cancelar sus obligaciones”, subrayó Zambiasio para continuar desarrollando las opciones ante este escenario: por un lado Iniciar juicio de apremio con los costos que ello implica para el deudor (honorarios y gastos de juicio); y por el otro, realizar un último intento por la vía administrativa para que los morosos crónicos cancelen sus deudas”.

 

El Secretario municipal dijo que “es así como surge la posibilidad, ya concretada, de contratar los servicios de VERAZ, que es simplemente una base de datos comerciales, financieros y legales de la cual se nutren generalmente los bancos y empresas de alto rango. Es por todos conocido que figurar como deudor en el VERAZ puede traer aparejado una serie de inconvenientes, principalmente para acceder al crédito, ya sea bancario o comercial”.

 

“Ahora bien, esta herramienta será utilizada con criterio restrictivo y como recurso de última instancia para tratar de evitar los costosos juicios”, aclaró Zambiasio.