VÍCTIMAS DE ABUSO SEXUAL INFANTIL: LA CARTA COMPLETA QUE DENUNCIA UNA PANDEMIA OCULTA

En la movilización realizada por las calles de la ciudad para reclamar por la agilización de casos de abuso sexual, el cambio en el sistema de leyes, y la contención de las víctimas, se entregó una carta en cada dependencia judicial o municipal que se recorrió. El texto completo

En el día de hoy, 18 de noviembre de 2020, en nuestra ciudad de Trenque Lauquen, este grupo de víctimas, madres y familiares de víctimas de abuso sexual infantil queremos comenzar a visibilizar una de las “pandemias ocultas”: la que mata a las infancias, la que destroza familias, la que desagarra el alma. Esta “pandemia” que se transmite de generación en generación disfrazada de juegos inocentes; entre las sábanas de la cama de un padre, un tío, un abuelo, un primo, un vecino; “pandemia” que se perpetúa por el silencio que nos enseñaron mantener, porque eran “asuntos de familia”, por la culpa, la vergüenza, por las miradas que transforman a las víctimas en victimarios y una sociedad que aprendió muy bien el mensaje.

ABUSO MOVILIZACION

Pero la historia cambia y hay un cambio de conciencia. Y no sólo como madres y padres partimos de la convicción de que LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS NO MIENTEN y por lo tanto nuestra bandera es la del #YOTECREO, sino que estamos siendo acompañados por muchas personas que hoy también nos toman de la mano, nos sostienen, nos acompañan y se abrazan a este pedido desesperado de respuestas y de justicia.

Nos estamos formando con la fuerza arrolladora del amor, la verdad y la empatía y nos amparan los derechos internacionales no sólo de la niñez y la adolescencia sino aquellos que nos permiten estar hoy acá expresándonos libre y públicamente.

Estamos construyendo, junto a nuestros niños y niñas y toda la comunidad que hoy puede abrazarnos y acompañarnos una nueva forma de ser víctimas: una víctima en movimiento, una víctima que camina, que tiene voz, una víctima que se cae y luego se levanta, una víctima que llora y luego seca sus lágrimas transformándolas en una fuerza que hoy se siente gigante, que se hace más grande y poderosa nutriéndose con la certeza de que estamos comenzando a hacer un cambio, marcando un antes y un después a partir de hoy y con la esperanza de un mundo mejor.

Hablamos por los que no tienen voz, nuestra arma es la palabra y el amor, marchamos sin miedo abrazando a cada niño y a cada niña que ha sido ultrajado…por los niños y las niñas que no tuvieron la posibilidad de hablar, por los niños y las niñas que hablaron y no les creyeron, por los niños y las niñas que pidieron justicia y no la tuvieron, por los niños y las niñas que hoy aún no pueden hablar y también por aquellas que hoy, siendo mujeres se sienten abrazadas y representadas.

A todas esas víctimas las invitamos a levantarse, romper las cadenas del miedo, de la vergüenza y la culpa que sostienen el silencio y que nos han sido impuestas socialmente para caminar junto a nosotros, no están solas y si aún no es el tiempo de la palabra, nosotros las recibiremos con el corazón de par en par para brindarles esa contención que toda víctima debería recibir.

Es por eso que hoy estamos aquí con nuestras historias, nuestro reclamo, nuestro pedido de justicia.

abuso sexual

Pedimos justicia en el tiempo y las formas que se merecen nuestros niños y nuestras niñas, pedimos que los movimientos judiciales legales se den sin la necesidad de que la víctima o su familia lo pida o se mueva, pedimos asesoramiento con base a los derechos que como víctimas (o representantes de éstas) tenemos, pedimos acompañamiento integral hacia nuestros hijos e hijas, pedimos que se nos informe y expliquen los movimientos del proceso siempre y no sentir que estamos pidiendo favores al estado cuando sabemos que son nuestros derechos, pedimos poder descansar en el sistema que tiene la responsabilidad de contenernos.

Y nos preguntamos: ¿Por qué hay tantas causas en las fiscalías? ¿Por qué hay que esperar tanto tiempo para que las pericias y los movimientos en cada una de nuestras causas o somos las familias las que debemos generarlos? ¿Por qué hay que esperar tanto tiempo para la fecha de los juicios? ¿Por qué en el proceso la mirada está puesta en la víctima y no en el victimario?

Somos todas familias diferentes y situaciones diferentes pero lamentablemente coincidimos en estas preguntas y experiencias dentro del aparato estatal que sí, debe y puede cambiar… porque apostamos a aquellos profesionales que hacen día a día su trabajo de manera comprometida y empática…apostamos a ellos para el cambio, les pedimos que no dejen de vivir su profesión de esa manera y esperamos que contagien esas formas para lograr un cambio que es urgente, que debe darse ya!.

Pero claramente las acciones individuales de ciertos profesionales del estado son insuficientes.

abuso sexual no

Hay ineficiencia y lentitud en sistema estatal (casos que generalmente se resuelven en 3 ó 4 años) y condenas irrespetuosas relacionadas con estos delitos (condenas de 6 meses a 4 años para los abusos sexuales simples que son excarcelables). La palabra simple ya es violenta en sí misma cuando se trata de hechos que vulneran las infancias y las adolescencias, cuando las leyes que regulan estos delitos son del año 1980 y claramente necesitan ser actualizadas.

Pero el funcionamiento del sistema no puede excusarse en las leyes porque nosotros también tenemos la experiencia que se han naturalizado prácticas lentas e ineficientes. Por eso entendemos no sólo que las leyes sino que también el sistema son cómplices y perpetúan los abusos sexuales y además hay un mensaje detrás de estos datos perversos: se puede seguir vulnerando la inocencia de las infancias porque las consecuencias son leves o inexistentes… ese es el mensaje: sigamos manoseando a los niños y las niñas, sigamos vulnerando a las adolescentes porque el sistema, en su ineficiencia y resultados te dice: no pasa nada! ¡Seguí caminando tranquilo por la calle porque no existe ningún sistema oficial con una base de datos actualizada donde se vibilicen los nombres y apellidos de los abusadores!¡Podés defenderte como quieras y acusar a la víctima de lo que se te ocurra porque estás en tu derecho! ¡Podés decidir declarar o no porque estás en tu derecho! ¿Y las víctimas?: expuestas a procesos revictimizantes y ultrajantes…

Pero hoy acá parados con el corazón a pedazos, pero la fuerza arrolladora del amor decimos y gritamos: ¡¡BASTA!! ¡¡NOSOTROS NO NEGOCIAMOS CON LOS ABUSADORES!! TENEMOS UNA POSTURA Y VAMOS A ACCIONAR Y HACER VALER LOS DERECHOS PROPIOS Y PRINCIPALMENTE EL DE NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS.

Estamos inmersos en un sistema que debe cambiar de manera urgente. Existirán factores que tengan que ver con la complejidad y el cumplimiento de procesos legales judiciales, otros que tengan que ver con la falta de recursos…pero entonces: qué se puede hacer para modificar esto: qué grado de participación tiene cada funcionario del estado en esta realidad? qué grado de participación tiene en esto la estructura y funcionamiento de las instituciones provinciales y municipales? Qué cambios se pueden hacer dentro de las Fiscalías y Juzgados? Y desde la Asesoría de Menores? Cuánto presupuesto municipal está destinado a la atención psicológica de las víctimas? Qué acciones se comprometen a hacer para mejorar esta situación desde la Oficina Municipal de Violencia de Género y familiar y desde el Servicio Local y Zonal de Protección de los Derechos del Niño? A quién le corresponde generar una base de datos actualizada y pública sobre los abusadores de la ciudad y la zona?

Se ha naturalizado este funcionamiento, un funcionamiento que dificulta no sólo el proceso de sanación de las víctimas sino también la protección de las infancias, facilitando que se perpetúen, multipliquen o repitan hechos de vulneración de la niñez. Por eso hoy reclamamos un cambio, hoy venimos a irrumpir con nuestro grito que surge del dolor, el amor y el desesperado pedido de justicia.

Nuestros reclamos o pedidos particulares los hacemos de forma privada y personal en las fiscalías o juzgados donde están las causas que se iniciaron a partir de nuestras denuncias, pero este es un reclamo general y un pedido de respuestas urgente: Queremos que algún representante a cargo de estas nos atienda, nos explique, nos diga qué se está haciendo o qué se va a hacer para que este sistema que hoy no da las respuestas que nuestros niños y nuestras niñas se merece empiece a estar a la altura. Pedimos respuestas a fiscalía, defensoría del menor, juzgado de familia, juzgado de menores, oficina municipal de violencia de género y de la familia, servicio local y zonal de promoción y protección de los derechos del niño, asesoría de menores. Iremos hasta cada edificio a llevar este petitorio y a pedir respuestas y no queremos que la excusa sea la pandemia: hay formas de atención cumpliendo los protocolos, basta de mirar para otro lado!!

Porque repetimos: vinimos a visibilizar la pandemia que desde hace generaciones mata a nuestras infancias y no vamos a detener nuestra marcha. Vinimos para quedarnos, invitamos a sumarse a esta nueva forma de construir una sociedad que gesta los cambios porque no sólo los cambios deben darse dentro de las instituciones gubernamentales, debe haber un nuevo estado de conciencia y nosotros tenemos la convicción que seremos parte del motor que impulsa esos cambios, sentimos que en cada uno de nosotros está la posibilidad y tenemos un arma: nuestra voz y la palabra, nuestros pies que ya no van a parar de caminar porque nos mueve la fuerza poderosa y arrolladora del amor, de la esperanza y la justicia.