CÓMO LLEGÓ ESTEBAN VIDAL A CONVERTIRSE EN EL CANDIDATO NÚMERO 1 DE LA LISTA DE MF

Las opciones que analizó el intendente. Los valores que ponderó para tomar la decisión. Las dos charlas que tuvieron a solas para avanzar sobre la propuesta

FGS 5276Miguel Fernández se sentó en el sillón que ocupa todos los días en su despacho de intendente, sacó una hoja en blanco, hizo lugar entre expedientes, carpetas y cheques para firmar, y trazó cuatro líneas rectas, cortas, una debajo de la otra. Cada una le hacía acordar a los cuatro candidatos que tenía en mente para que lo acompañara como primero en la lista de concejales para buscar la reelección. Cada tanto la volvía a mirar y describía círculos alrededor de cada una de esas líneas… Una representaba el nombre de Esteban Vidal.

MF no lo decidió rápido. Buscaba a alguien leal, de confianza, que represente lo que quiere para su próximo mandato: un recambio generacional. A Vidal lo veía formado, con carácter, pero de perfil bajo. Sabía que el partido radical lo iba a avalar porque venía de la mano de Pepe Font, que el gabinete lo iba a considerar y que tendría en él a un hombre de principios, sin ambiciones personales, dispuesto a trabajar en equipo, como a él le gusta.

Había mucho run run… El nombre de Esteban Vidal comenzó a sonar como uno de los posibles…

El 2 de junio, después del acto protocolar por el 108° aniversario de Girodías, en el momento del almuerzo, MF cruzó miradas con Vidal de una mesa a la otra y le dijo: “cuando termines vamos a caminar un ratito que quiero conversar con vos”. En ese instante, Vidal comenzó a imaginarse que ese run run que decía que él podía ser candidato nuevamente podía ser cierto, pero no se quiso hacer la cabeza y siguió disfrutando de la comida, sentado en la misma mesa en la que había varios compañeros de bancada del HCD.

esteban vidal 3En un momento, salieron caminando los dos juntos, solos, lejos del bullicio. Se acodaron en un alambrado, debajo de la sombra de un frondoso árbol y MF le largó sin anestesia: “tengo dos personas que quiero que estén en la lista y una sos vos”. Le dijo que ya lo había analizado y conversado con su círculo de mayor confianza en el poder y le propuso ir como número 1.

Vidal le agradeció medio shockeado porque no es lo mismo presentirlo que vivirlo. Lo primero que le salió decirle fue que creía que era mucho más de lo que merecía y se lo puso en una metáfora: “siento que me estás pidiendo que juegue de titular en la Primera de River o Boca”. Enseguida se confesó: le manifestó que no estaba seguro por él y tampoco por el intendente, si era a él a quien realmente necesitaba. Pero MF lo tenía decidido. Igual quedaron en volver a hablar en los próximos días. Ahí nada quedó definido.

Fueron unos 40 minutos de charla donde además abordaron el perfil que MF quería para la lista y donde Vidal le expresó su poca experiencia en exposición mediática y pública, algo a lo que no está acostumbrado y esta misión lo iba a obligar.

Los dos volvieron a la mesa. A Vidal nadie le preguntó nada cuando se sentó en su silla. Y él mantuvo silencio.

vidal eDe regreso a casa, llegando a Trenque Lauquen, se lo dijo a su mujer. Ana Etchepare, hija de Omar y Delia Palomeque, y concejal radical, comenzó a armar un escenario de pro y contras para ayudar a Esteban a definirse. De todas maneras, fue ella y el padre de Esteban, Hugo (que también fue concejal) quienes lo apoyaron desde el principio y lo ayudaron a envalentonarse.

Todo se definió el lunes 10 cuando a las 21:40, y antes de cenar, MF se le apareció en la casa de los Vidal. Venía de recorrer la obra de la Guardia del Hospital municipal. Para entra, se sacó los zapatos llenos de arena y caminó en medias hasta un sillón del living. Medio improvisado, Ana preparó café y sacó un chocolate que duró dos segundos porque el intendente se lo comió casi solo, de un bocado.

¿Qué decidiste?, le preguntó MF a Vidal. Recibió como respuesta que entendía que era momento de seguir acompañando, aunque nunca se había imaginado que iba a tener un rol de tanta responsabilidad. MF cerró con una de sus frases típicas: “Bueno. Vamos para adelante”.

Vidal quiso saber cómo seguía la cosa y MF lo serenó. Le dijo que iban a mantener en reserva el nombre unos días y que poco a poco iban a ir armando el resto de la lista para buscar la reelección. La conversación duró 15 minutos. MF ya tenía la piedra angular y Vidal el mayor desafío de su carrera política…