DESENCAJADO Y A LOS GRITOS, UN VECINO INTENTÓ QUE APAGARAN LA SIRENA DE BOMBEROS CUANDO SALÍAN A UNA EMERGENCIA

Fue anoche, sobre la medianoche. El llamado original era por una vivienda en llamas en el Barrio Aramendi. Luego resultó ser un vehículo. El vecino vive a la vuelta del cuartel y atacó al cuartelero con vituperios. Intervino la Policía

Un vecino que vive a la vuelta del cuartel de Bomberos Voluntarios de Trenque Lauquen se presentó desencajado y furioso cuando tocaba la sirena anoche en medio de una emergencia por un presunto incendio en una vivienda y pidió a los gritos que apagaran la sirena porque “le molestaba”.

El particular e incómodo hecho ocurrió anoche cuando el cuartelero lanzó un alerta por todos los medios disponibles para que los bomberos llegaran a cubrir una emergencia en la calle Salta y Martínez, en el barrio Aramendi. La primera información indicaba que se trataba de una vivienda en llamas, cuestión que luego resultó ser un auto que se prendió fuego en la vía pública.

En el momento que sonaba la sirena, a las 0:00, el vecino llegó al cuartel, increpó al cuartelero de guardia a los gritos para que apagara la sirena y retrasó su trabajo para seguir alertando al resto del plantel que podía llegar para la emergencia.

El vecino habría incluso empujado al cuartelero quien era observado por los bomberos que iban llegando de a uno, y a las corridas, para cambiarse y asistir al llamado de urgencia. “Muchos de los bomberos veían lo que pasaba y no entendían, algunos incluso pensaron que era la persona que había venido a denunciar el incendio”, contó Juan Nappi, presidente de la Comisión de Bomberos, a DataTrenque.

“En un momento, uno de los bomberos se da cuenta que el cuartelero estaba siendo atacado y me llaman por radio, llego y pido apoyo a la Policía porque la situación se estaba poniendo fea y complicaba la tarea de los bomberos”, explicó Nappi.

Finalmente, las dos dotaciones al mando del jefe Claudio Villavicencio llegaron a tiempo para sofocar el siniestro en un Renault Nevada que estaba estacionado en Salta y Martínez, y lograron que el fuego solo afectara al motor, sin llegar al habitáculo de la unidad.

“Cada vez se toca menos la sirena, se usa en emergencias muy importantes como la de ayer donde la primera información indicaba que era una vivienda”, comentó Nappi. Y amplió: “tenemos varios sistemas para avisar a los muchachos, uno es a través del teléfono, pero cuando internet demora la llegada del mensaje es imperioso usar la sirena porque acá cada segundo cuenta, y a veces estamos hablando de la vida de las personas”.