HONRAR LA VIDA: EL CONMOVEDOR RELATO DE UN VECINO DE TRENQUE LAUQUEN QUE VOLVIÓ DE TERAPIA INTENSIVA TRAS SUFRIR COVID-19

El martillero y ex presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Trenque Lauquen, Ricardo Sacco, posteó un conmovedor y emotivo mensaje en momentos en que recupera su salud tras haber sido afectado por el virus Covid-19 que lo obligó a transcurrir varios días en la Terapia Intensiva de un centro de atención médica en Junín, trasladado desde nuestra ciudad por falta de camas disponibles.

sacco
Foto de Archivo. Sacco al frente del Nucleamiento Empresarial del Noroeste

El reconocido hombre de los negocios inmobiliarios no solo hace un agradecimiento a las personas que estuvieron cerca suyo, quienes se preocuparon y en particular a todo el personal del servicio de salud, sino que además hace un llamado a tomar conciencia sobre la gravedad del padecimiento y refuerza el pedido de mantener los cuidados esenciales para evitar contagios y tener que atravesar la dura situación que a él le tocó vivir.

El texto, que cosechó centenares de “likes” en la red social Facebook y que recibió comentarios de la comunidad, lo compartimos completo:

GRACIAS A TODOS LOS PEQUEÑOS GRANDES HEROES DE ESTA PANDEMIA: EL PERSONAL DE LA SALUD
Este testimonio de una situación personal tiene como fin no solo agradecer a mucha gente sino tratar de concientizar a la sociedad en su conjunto, ya que por suerte estoy superando el momento más duro que he atravesado en mis 50 años de vida, donde entró en juego lo más preciado y valorable que es la vida humana, producido por una pandemia mundial del covid-19 que no distingue entre países, clases sociales, religiones, sexo, edad, colores políticos, jerarquía de poder y nos iguala a todos.

Hoy el cuerpo me dio una señal y como dijo Sergio Lapegue hay veces que es necesario parar, tocar fondo, resetear y volver a comenzar.

guardia pasillo

En cuanto a mi problemática con la enfermedad, los primeros días tuve diversos estados físicos y anímicos como dolor de cabeza, fiebre, dolor de cuerpo, desgano entre otros, hasta que llego un momento en que el cuerpo no aguantaba más y con la insistencia de mi pareja y alertados por un oximetro sasturometro que nos había prestado una pareja amiga nos dimos cuenta que la situación se estaba comenzando a complicar y con la recurrente insistencia de la familia me llegue al hospital para un control rápido, pero vaya sorpresa cuando me dejaron internado en principio como precaución porque faltaba oxigeno, no saturaba oxigeno en sangre, me agitaba mucho y temía lo peor, no poder respirar.

Al otro día la médica a cargo automáticamente me planteo que la situación no era fácil, estaban todos las camas de terapia intensiva ocupadas y que si se profundizaba el problema me iba a tener que derivar a un centro de mayor complejidad donde hubiera una cama disponible, esa tarde se complico bastante el estado de salud y al otro día una clínica de la ciudad de Junín fue el lugar que me brindo la tan necesaria cama de terapia, justo una de las ultimas, ya que al otro día las 80 camas de la ciudad estaban completas.

Ya tenía la certeza que me iba de Trenque pero no si regresaba, y acá es donde la cabeza me trabajaba a mil por hora, comenzó la desesperación de hacer las llamadas de despedida que no sabias si podía ser la última o no. Despedirme de mi hijo que había regresado el día anterior de Buenos Aires, de mi pareja, mi vieja, hermanos, sobrinos, amigos y empledos.

covid campaña
Foto ilustrativa

En Junín ingresé a terapia intensiva, donde al comienzo viendo el panorama que me rodeaba se me vino el mundo abajo pero enseguida un importante grupo médico me conecto a todo tipo de equipo, realizaron todo tipo de estudio, comenzó a medicar y controlar las 24 horas del día, durante 4 difíciles días aislado del mundo exterior, lejos del teléfono, de familia y amigos, entre 3 paredes, donde no paras de pensar para bien y para mal en todo, donde se te cruzan todos tipos de recuerdos, así permanentemente hasta comenzar de a poquito volver a la normalidad y después de varios días pasar a habitación normal.

Hoy, soy un convencido que los únicos grandes héroes de esta pandemia son TODO, TODO el personal de salud, desde médicos, camilleros, enfermeros, personal de limpieza, mucamas, administración, laboratorio, placas, kinesiólogos hasta ambulancieros, entre muchos otros que seguro me olvido, TODOS, que a pesar de sus magros sueldos, con sobrecarga horaria por reemplazar a un compañero que esta aislado, tener otro trabajo o un doble turno, están en la trinchera, exponiéndose y jugándose la vida en el corazón de la batalla tratando de pelear momento a momento para salvar una vida humana, esfuerzo que es invalorable y creo que muchos no lo valoramos.

Todos sabemos que se extrañan muchas cosas como el mate, beso, abrazo o la reunión con familiares y amigos, pero lo que pido es que se trate de frenar un poco todo, yo en lo personal hace más de veinte años que me reunía todos los sábados con parejas amigas, iba todos los domingos a compartir con mi familia, mi vieja, mis hermanos y sobrinos el almuerzo y este año al igual que mucha gente me trate de cuidar de todas formas, suspendí gran parte de todos esas encuentros, tuve todas las precauciones y mantuve a rajatablas los protocolos en mi actividad comercial, todo lo que te recomiendan lo trate de hacer y asimismo le toco a mi grupo familiar y a mí me pego mal.

analisis Covid

ESTO NO ES JODA, TENEMOS QUE CUIDARNOS Y CUIDAR. Por favor hay que utilizar barbijos, lavarse las manos, no compartir el mate, suspender las reuniones o juntadas innecesarias, hay que pensar que solo soy yo, es todo el entorno familiar que me rodea, cuándo uno vuelve a la casa te espera tu pareja, los hijos, la abuela, los sobrinos, hermanos y estas exponiendo a que mucha gente desparrame el virus, por favor cuidémonos!!!! Pensemos que en la mayoría de las ciudades están totalmente las camas de terapia intensiva, ocupadas con vecinos mas jóvenes que ocupan mayor tiempo las mismas y no permiten una rotación, se va saturando todo, comenzando una guerra por conseguir una cama de terapia que te pueda salvar la vida o una ambulancia que te pueda trasladar. Tenemos que tomar conciencia por favor y cuidarnos unos meses más hasta que todos estemos vacunados y de apoco volvamos a la normalidad.

Si no entendemos de que tenemos que tener un equilibrio entre economía y salud, muchas veces el problema no está en el gimnasio, Restaurante, en el comercio en general, en las clases o en un horario estipulado, el problema creo que está en la conducta social individual de todos nosotros, por ejemplo compartir cosas no están permitidas.

Así que bueno, por suerte, hoy digo que estoy acá escribiendo estas líneas gracias a “Las Tres Marías”, la primera, Maria Laura, mi pareja que se canso de insistirme con ir al hospital y hasta que no lo consiguió no se quedo tranquila, la segunda Maria Fernanda, mi medica que tuvo el profesionalismo, grandeza o valentía de derivarme a Junín y, por ultimo, La Virgen Maria que escucho cada una de las cientos de plegarias de familiares, amigos, vecinos, clientes, conocidos de la vida y de innumerables desconocidos que pidieron por una pronta recuperación y creo los escucho, hizo lo suyo y acá estoy.

No me quiero dejar pasar, el infinito agradecimiento hacia mi hijo que se vino Buenos Aires y a mi hermano que fueron los que me hicieron el aguante en los días que estuve en Junin, como a todos los que de una u otra forma estuvieron alentando a través de mis seres queridos mas cercanos.

TEST COVID

Hasta acá, esta una síntesis en cuanto a mi proceso de la pelea llevada adelante contra el Covid 19 y que espero sirva para reflexionar en la conducta individual de cada uno que lea este mensaje.

Ya ahora, en un proceso más tranquilo, aunque aun en recuperación, en lo personal y mirando hacia adelante otro panorama, creo que llego el momento de parar un poco, mirar el trayecto recorrido, mirando el camino de vida que tengo hacia adelante. Creo que es el momento de detenerse, entrar a boxes, cambiar neumáticos, y seguir, pero tal vez no al mismo ritmo en que venía. Para esta elección hay que estar preparado y no es fácil, hay que equilibrar entre el trabajo, salud y espiritualidad. En este momento uno deja de lado lo material y no pretende ni tener poder o ser exitoso para comprender que lo más importantes son las relaciones personales, el disfrutar la vida con la familia y los amigos, viajar, realizar cosas nuevas que tal vez no pueda realizar dentro de unos años, creo que hay que intentar ser feliz con lo que se tiene y no con lo que se quiere tener, porque no llega más lejos el que más corre sino el nunca deja de caminar. Hasta ahora viví para trabajar, desde ahora voy a intentar trabajar para vivir.

Espero que este testimonio sirva para que muchos tomemos responsabilidad y aprovechar a pedirle a todo el mundo que por favor nos cuidemos, seamos consientes que ninguno estamos ajenos a esta grave enfermedad, pero si tomamos precauciones va a ser mejor para todos!!!!