LA PROVINCIA ADHIRIÓ AL PROTOCOLO DE ABORTO NO PUNIBLE Y LA GUÍA ESTARÁ DISPONIBLE PARA TODOS LOS HOSPITALES PÚBLICOS

Brinda una serie de procedimientos para los casos en que se puede interrumpir legalmente un embarazo: violación o riesgo de salud o muerte de la mujer

La provincia de Buenos Aires adhirió al protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE), que el Ministerio de Salud de la Nación puso en vigencia tras haber sido derogado por el expresidente Mauricio Macri.

El acto de adhesión se llevó adelante en el Ministerio de Salud bonaerense a cargo de Daniel Gollan, junto a la ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia, Estela Díaz.

En ese marco, Gollan dijo que además de la ILE “está la otra gran discusión que es la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que en algún momento tendrá que darse y creo que no va a pasar mucho tiempo para ese debate en el Congreso”.

El ministro expresó que una vez que se logre que el aborto sea legal “tendremos la herramienta para avanzar en otros derechos que hoy faltan y que le siguen costando la vida a mujeres pobres que no pueden acceder a un aborto seguro”.

PROTOCOLO

No obstante, señaló que “hoy estamos poniendo en marcha algo que tendría que ser una naturalidad”, en relación al ILE. Y detalló: “Estamos hablando de aquello que en Argentina es legal, pero consideramos que a partir de contar con esta herramienta habrá gente de los equipos de salud que va a empezar a perder el miedo y a participar del acceso a este derecho de forma rutinaria”.

Los ministros Gollan y Díaz explicaron que esta guía toma las últimas indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para que el procedimiento quede más claro, haya menos intermediarios y genere mayor accesibilidad, en definitiva, “para que se garantice el derecho a la salud de algo que es totalmente legal”.

Es que el protocolo es una guía de procedimientos para los casos en que se puede interrumpir legalmente un embarazo: violación o riesgo de salud o muerte de la mujer. Cabe señalar que la Corte Suprema exhortó en 2012 a las provincias adherir.

En cuanto a la objeción de conciencia, Díaz explicó que ya estaba contemplada en protocolos previos y detalló que en esta nueva guía queda claro que es un derecho individual, pero que las instituciones de salud pública deben garantizar en todos los casos pertinentes el acceso a los abortos no punibles.

Los ministros aseguraron que los hospitales tienen los recursos y el personal idóneo para llevar a cabo los procedimientos contemplados en el protocolo pero que, no obstante, “hay lugares donde hay barreras indebidas al acceso”.

INFORMACIÓN AGENCIA DIB

FOTO MINISTERIO DE SALUD PROVINCIAL