LLEGÓ EL DÍA: EL NENE EZEQUIEL ZOPPI VOLVIÓ A SU CASA Y AHORA VIVIRÁ LA FAMILIA JUNTA TRAS CASI UN AÑO DE PEREGRINAR EN HOSPITALES

La noticia fue difundida por la madre, Andrea, en una emotiva carta en la que plantea las alegrías y los desafíos. Y agradece a los que acompañaron, lucharon, rezaron y, especialmente, a Dios

eze en casa1La familia de Ezequiel Zoppi, el nene de 2 años que padece encefalopatía epiléptica grave, volvió a estar junta, bajo el mismo techo, en su hogar, tras casi un año de peregrinar en distintos hospitales y centros de atención; y la noticia fue dada a conocer por su mamá quien compartió una hermosa carta donde plantea las alegrías y los desafíos, y agradece a todos, especialmente a Dios.

Los 4 Zoppi están juntos desde ayer a la tarde para seguir el tratamiento de Eze con una internación domiciliaria que costó pero que llegó. Hoy, la mamá del pequeño, Andrea Santiago, posteó un emotivo mensaje que compartimos completo:

“Y al fin llegó el día…

Luego de casi un año, llegó el día de volver a casa.

Las sensaciones son raras, por un lado el alivio, la alegría, el agradecimiento, de finalmente volver a vivir los 4 bajo el mismo techo, en la misma casa, de compartir lo cotidiano, lo de todos los días, reencontrarnos, reconocer a mi marido, a Manu, en el caso de ellos, volver a estar con mami, con la esposa, con Ezequiel.

Por otro lado el miedo, miedo a todo, ninguno de nosotros 4 somos los mismos de hace 11 meses y medio atrás. En principio Ezequiel, él ya no es ese niño vivaz, alegre, pícaro, ya no vamos a escuchar sus risas y gritos por la casa; ni sus manitos en el piso gateando a nuestro encuentro, ya no veremos esos ojos vivaces, de mirada tierna, porque ahora su mirada mira para adentro, a un mundo que nosotros no conocemos, al que no podemos entrar.

eze en casa2Este nuevo Eze es un desafío para nosotros, es un niño al que debemos redescubrir, con sus 10 a 20 convulsiones diarias, sus cuidados especiales, el montón de medicación, la traqueostomia y el botón, realmente no es lo que imaginábamos cuando nos fuimos el 8 de Mayo del año pasado. Y luego estamos nosotros, ni Victor, ni Manu ni yo, somos las mismas personas que dejamos de convivir hace casi 1 año, a cada uno nos ha tocado ocuparnos de una parte de la historia, que ahora debemos ensamblar y acomodar, reconstruir y rearmar, y eso genera cierta incertidumbre, temor y una gran ansiedad.

Pero también está la esperanza, el amor, el saber que estaremos los 4, luchando, peleando, viviendo juntos, juntos es más fácil, juntos la familia no suma, multiplica, es más, se potencia!!

Juntos hemos estado siempre, en el corazón, en el alma, en cada llamada y videollamada. Siempre juntos, siempre sabiendo que no somos 4, sino 5, y el quinto tiene tanto poder que nos permitió pasar por todo esto, y a pesar de estar como estamos, querer seguir luchando juntos.

eze en casa3Con la esperanza enorme, de que más allá de lo que pueda decir la medicina, Ezequiel estará sano, ÉL no solo hace que la cruz no pese tanto, sino que consigue que podamos imaginar el mejor futuro para la familia, para Ezequiel, y mientras tanto, caminamos este desierto, de una aridez tremenda, pero con el alma y el espíritu tranquilos, de que nuestra Tierra Prometida llegará cuando estemos listos para recibirla.

Dios los bendiga. Estamos en casa. Vivimos, respiramos y es por eso que podemos pelearla a cada momento. Agradecidos de estar juntos!!”