SE HIZO LA PRUEBA DE ENCENDIDO DEL NUEVO HORNO PIROLÍTICO Y ESTARÍA OPERATIVO EN UN MES

El Municipio realizó una inversión de 125 mil dólares solo en el artefacto. También desembolsó unos 2 millones de pesos en la estructura que lo alberga

horno

Tras la finalización del último paso operativo técnico, en el que se viene trabajando en forma exitosa desde el martes e incluyó controles, verificación y prueba de encendido, al Municipio sólo le restará la resolución de un trámite administrativo, la habilitación correspondiente expedida por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), para la puesta en funcionamiento del nuevo horno pirolítico instalado en la planta del Prolim.

Adhemar Enrietti, subsecretario de Servicios Públicos, estimó que el trámite administrativo para otorgar la habilitación definitiva podría demorar alrededor de un mes.

El funcionario señaló que “será la primera vez que Trenque Lauquen tenga un horno pirolítico con toda la documentación en regla”, ya que los anteriores, si bien fueron fabricados bajo normativas, “el OPDS nunca los pudo habilitar”.

El equipo del nuevo horno de última generación adquirido por el Municipio a la empresa Incol -radicada en San Martín, provincia de Buenos Aires- pesa en total unos 22 mil kilos y para descargarlo en el Prolim hubo que utilizar una grúa de gran tamaño.

La inversión de la Comuna únicamente en el horno pirolítico asciende 125 mil dólares, pero también desembolsó unos 2 millones de pesos en la estructura que lo alberga, un espacio que tiene 16 por 20 metros cubiertos con conexión de gas industrial e instalación eléctrica industrial.

horno1

La puesta en funcionamiento del nuevo horno pirolítico es uno de los aspectos clave en el marco del proyecto del Polo Ambiental Integral que la Municipalidad inició en 2016 y pretende desarrollar a lo largo de los próximos años.

En el Polo Ambiental Integral se asentarán diferentes emprendimientos municipales relacionadas a la separación y ordenamiento de residuos sólidos urbanos y su puesta en valor para la comercialización como así también iniciativas relacionadas a la investigación y desarrollo.

“Una vez que nos otorguen la habilitación, al comienzo el servicio se dará únicamente a nivel municipal, con los residuos patogénicos del hospital y del geriátrico, y después, en una segunda etapa, para la que habrá que presentar otra documentación, se abrirá a los particulares”, explicó, y añadió que recién en un tercer paso se buscará dar cumplimiento al convenio que fuera firmado con intendentes de la región para establecer el primer consorcio en esta materia en la provincia de Buenos Aires.

Desde que los viejos hornos municipales no están operando el Departamento Ejecutivo recurre a una empresa privada “para que recoja los residuos patogénicos y se los lleve para la quema y disposición final, conforme a lo que dice la legislación provincial y nacional, con un gasto que a esta altura está cerca de los cuatro millones de pesos”, sostuvo Enrietti, quien consideró que también en el aspecto económico será importante conseguir la habilitación del nuevo horno porque ”el kilo de patogénico se paga a valor dólar y el dólar aumentó mucho, y eso hace que el servicio contratado se vuelva cada vez más caro”.

El Prolim contaba con dos hornos pirolíticos adquiridos en 1995 y en estos 24 años fueron reparados en varias oportunidades. Su vida útil se agotó hace muchos años sin tener nunca la habilitación de parte del OPDS.