UN MENOR FUE REDUCIDO TRAS 5 HORAS DE TENSIÓN: AMENZABA CON LANZARSE DE UN SEGUNDO PISO SI VOLVÍA AL CENTRO DE DONDE SE HABÍA FUGADO

Después de una persecución por las calles de la ciudad y más de 5 horas de negociación, efectivos policiales lograron reducir a un precoz delincuente de 16 años que era buscado desde hacía más de 1 mes tras haberse fugado de un Centro de Menores de Bahía Blanca y esta mañana se había parapetado en el techo de un edificio de dos pisos y al verse acorralado amenazaba con agredir a quien se acercara o lanzarse desde el lugar, a 10 metros de altura.

El operativo estuvo a cargo del Jefe de la Policía Departamental, Marco Antonio Arregui, quien fue secundado por el titular de la Comisaría Primera, Pedro Ciccoini, y el jefe de la DDI Trenque Lauquen, Fabián Medina. También se hicieron presentes en el lugar de los hechos, la Defensora Oficial del Fuero Penal del Joven, Karina Vicente, y la Sub Secretaria de Desarrollo Humano de la Municipalidad, Cristina Ferster.

procedimiento techo

Todo ocurrió sobre Carmen Granada y Pincén, muy cerca de las instalaciones de la Escuela Técnica, donde a esa hora se dictaban clases, y las calles se encontraban cortadas por móviles policiales debido al operativo montado para rodear y cercar al sospechoso, con gran cantidad de efectivos apostados en distintos sectores aledaños.

El episodio comenzó temprano en la mañana cuando personal del Servicio de Calle de la Comisaría Primera y agentes de la DDI de Trenque Lauquen recorrieron de civil el Barrio Indio Trompa. Habían llegado al lugar alertados por un dato que indicaba que el menor de 16 años que era buscado hacía más de un mes por la fuga de un Centro de Menores de Bahía Blanca se guarecía en una vivienda de ese sector de la ciudad.

Efectivamente, el menor se encontraba en esa zona y al ver que los efectivos merodeaban su morada emprendió una fuga a pie por las calles de la ciudad. Eran cerca de las 9 de la mañana.

En un intento por escapar, el menor de 16 años se metió en varios domicilios hasta que logró escalar hasta lo más alto de un techo de una construcción de 2 pisos. Allí se quedó munido con dos trozos de ladrillos, uno en cada mano. Estaba a por lo menos 10 metros de altura.

Rápidamente los efectivos que habían iniciado la persecución pidieron refuerzos y las máximas autoridades policiales dispusieron de un cercado perimetral y agentes ubicados en lugares estratégicos del barrio, ante una eventual fuga.

Desde lo alto, el menor amenazaba con agredir a quien se acercara o lanzarse hacia la calle, y exigía no volver al Centro de Menores de donde se había escapado.

Hubo varios intentos por hacerlo desistir de su posición. La Policía abrió un canal de diálogo donde también intervinieron la Defensora Oficial del Fuero Penal del Joven y la Sub Secretaria de Desarrollo Humano municipal. Pero toda interacción fue improductiva. El menor seguía en lo alto y amenazante.

procedimiento techo 1

Incluso hasta la madre y la novia del propio menor se acercaron al lugar para mediar y hacerlo desistir de su posición, pero las horas corrían, los minutos pasaban y no había avance en las tratativas.

En medio, el temor por una posible caída accidental dado que la situación era muy tensa hacían tomar acciones meditadas.

Hasta que, al no prosperar los sucesivos intentos, el jefe del operativo, Marco Antonio Arregui, decidió subir hasta el techo junto a otros agentes que lo secundaron y logró reducirlo. El movimiento hizo que el sospechoso lanzara cascotazos contra la humanidad de los agentes, aunque no impactaron de lleno, y se produjo una breve corrida por los techos hasta que finalmente el menor pudo ser atrapado.

Todo comenzó a las 9:30 y concluyó a las 14:45. Fueron horas de tensión para los protagonistas y para los vecinos del barrio, muchos de los cuales eligieron no salir de sus viviendas y asegurar las aberturas por temor a la situación.

El menor ahora quedó a disposición de la Fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil y ahora, por este hecho de hoy, sumará cargos por atentado y resistencia a la autoridad, fuga y violación de domicilio, que se anexan a los cargos ya vigentes por varios delitos contra la propiedad privada que derivaron en su traslado al Centro de Menores de Bahía Blanca.